Cogiendolo suave

Dos damas con fobia poética Uno de los peores momentos que pasé en mi adolescencia me ocurrió en la casa de una muchacha de la cual estaba enamorado. Un condiscípulo mío del primer año del bachillerato, vecino de la chica, me invitó a la fiesta de …

COGIENDOLO SUAVE

Debido a que soy un autor medianamente conocido, no tengo que costear las ediciones de mis numerosas obras. Un contrato de palabra con Nelson Soto, propietario de la impresora Soto Castillo, me otorga un veinte por ciento de los ejemplares que lanzamos …

COGIENDOLO SUAVE

Desde la primera vez que escuché aquella hermosa canción inspirada en la belleza del mar, ha permanecido en mi memoria, sobre todo porque todavía es interpretada en forma vocal e instrumental. La letra describe con poética belleza el surgimiento de un …

COGIENDOLO SUAVE

Viajando en taxi Una noche tenía que trasladarme en taxi hasta mi casa debido a que mi vehículo estaba en reparación en un taller, y llamé a una empresa que ofrece el servicio. Es harto conocido que si se llama a una compañía de taxis, la comunicación …

COGIENDOLO SUAVE

El enemigo de los peleros Todavía hoy, a los setenta y tantos años, es un hombre orgulloso y amante de los placeres mundanales, sobre todo de las bebidas alcohólicas, aunque las ingiere con cierta moderación. Cuando yo tomaba ron y cerveza criollos, lo …

COGIENDOLO SUAVE

Un hombre humilde Desde niño se caracterizó por su humildad, hasta el grado de que no faltó quien confundiera esa modestia con un complejo de inferioridad. Nunca alardeó de su inteligencia ni de su cultura, aunque era ostensible que poseía esas dos …

COGIENDOLO SUAVE

Un cambio de nombre Me sorprendió saber que mi amigo estaba de divorcio, pues se había casado profundamente enamorado de su cónyuge. Además, el matrimonio no llegaba a los tres años, y el hombre es de temperamento apacible y practicante de la casi …

COGIENDOLO SUAVE

Un hembron de madre Aquella mujer, quien ostentaba una especie de reinado en las pupilas masculinas, era un verdadero peligro público. Una noche me relató con rostro apenado que un motociclista se cayó del vehículo en marcha por haber dado un violento …

COGIENDOLO SUAVE El analista mujeril

Un grupo de aficionados a esa especie de pólvora liquida que es el ron criollo compartíamos en un restaurante, y cuando surgió el tema de las mujeres, uno de los contertulios dejó oír su voz cargada de amargura. – A mí me ha ido mal con esos pajaritos, …

COGIENDOLO SUAVE

Más que una mujer fea, aquella muchacha podía definirse como la fealdad hecha mujer, y no faltó quien se atreviera a afirmar que era la más fea de la bolita del mundo y sectores adyacentes. Alguien dijo que su nariz no era sólo roma, porque en ella …

COGIENDOLO SUAVE

Mi camisa vistosa Desde los años de la adolescencia he sido conservador en materia de vestimenta, y en la tercera edad solamente cubro la caja toráxica y sectores adyacentes con las geriatrisantes chacabanas. Mi superior conyugal Yvelisse luchó al inicio…

COGIENDOLO SUAVE

Del anecdotario de Francis Santana Apenas salido de la adolescencia el destacado cantante dominicano Francis Santana unió a su hermosa voz y oído musical perfecto el dominio de la guitarra. Y no hay que tener dotes de adivino para saber que esta mezcla …

COGIENDOLO SUAVE

Cuando mi amigo, destacada figura del arte nacional, andaba por los veinte y tantos años de edad, se fletó en un baile en casa de familia con una hermosa muchacha que pasaba las vacaciones escolares donde unos parientes en la capital. La joven era nativa…

COGIENDOLO SUAVE

Las ocurrencias de Cuquín Uno de los más exitosos comediantes del país lo es el genial Cuquín Victoria, quien además es un insuperable repentista. Hace unos años contrajo matrimonio una amiga del humorista, mujer que ya estaba casi jamona, en parte por …

COGIENDOLO SUAVE

Mi amigo, como la gran mayoría de los hombres dominicanos, fue hasta que contrajo matrimonio un adicto a las faldas. Al casarse, y debido a la aparición del mortífero Síndrome de inmunodeficiencia adquirida, decidió convertirse en monofáldico, algo que …

COGIENDOLO SUAVE

Dos machazos mujeriegos Realizaba un recorrido nostálgico por la calle El Conde una mañana dominical cuando me detuvo un hombre de edad madura y rostro adusto. -Debo decirle que leí su novela Dos machazos mujeriegos, la cual me gustó mucho, aunque tengo …

COGIENDOLO SUAVE

El ser y el parecer Corría el año 1964, y una noche compartía tragos de ron criollo con un par de amigos, uno de los cuales se quejaba de la excesiva coquetería de su novia. -Esa muchacha me mantiene en zozobra permanente, porque le hace fiestas a cuanto…

COGIENDOLO SUAVE

Los juegos del bromista Lo conocí en la dependencia oficial en la cual laborábamos en los años finales de la década del sesenta. De baja estatura y de complexión robusta, la sonrisa no se separaba de su rostro, y repetía que la vida era para gozarla, …

COGIENDOLO SUAVE

El Pica Pica político Visitaba el hogar de un matrimonio amigo recientemente cuando de pronto se paró ante la puerta un hombre delgado de mediana edad, el cual de inmediato comenzó a despotricar contra el gobierno. -Esta vaina no hay quien la aguante; no…

COGIENDOLO SUAVE

No me canso de repetir que me gustaba tanto el ron criollo, que cuando me echaba un trago en la boca, antes de ingerirlo le aplicaba varias mordidas, para fines de mayor degustación. Sin embargo, desde el día 5 de junio de 1971 no se desliza por mi …

COGIENDOLO SUAVE

La ilusión del anciano Mi amigo, quien reside en una ciudad norteamericana con escasa población hispana, se siente frustrado porque no puede darle salida allí a su condición innata de adorador de las representantes del sexo bello. A sus 64 años y cuatro …