Afirma proyecto sustitución pulpas importadas movilizaría RD$2,720 millones anuales



Las procesadoras generarán por la compra de frutas y venta de pulpas un movimiento económico de unos RD$200 millones de pesos mensuales, más de  dos mil millones de pesos anuales. En tanto, los productores movilizarían unos RD$720 millones anuales, con la puesta en marcha del proyecto “Sustitución de pulpa importada por pulpa local” en el marco del programa de Alimentación Escolar que implementa el gobierno en todo el país.

La alianza de estos dos importantes sectores integrados en este clúster proyecta, por tanto, movilizar una economía de RD$2,720 millones en las zonas rurales y urbanas, en beneficio de productores, procesadores y suplidores, entre otros sectores.

El señalamiento lo hizo hoy el presidente del Clúster de Productores y Procesadores de Frutas Dominicanas (PROFRUDOM), licenciado César Aybar, durante el acto de lanzamiento de esta entidad que se celebró en el salón multiuso de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD) de esta capital.

En el acto intervino Claudia Chez, directora ejecutiva adjunta de la JAD, quien dio la bienvenida a los asistentes, y a la vez resaltó la importancia de la conformación de este clúster.

Enfatizó que bajo este modelo los productores dominicanos podrán lograr la venta de sus bienes agrícolas frescos para el procesamiento y a la vez, poder contar con un mercado seguro, continuo, formal y transparente, bajo el esquema de agricultura de contrato, que siempre ha sido promovida por la institución.

“Es fundamental que el productor dominicano empiece a tener una visión empresarial, y ver esto más allá que una simple relación entre suplidor y comprador, es ver en el sector agroindustrial un socio de negocios que le ayudará a desarrollarse productivamente, y en consecuencia, mejorar la calidad de vida para su comunidad y de su familia”, subrayó la ejecutiva de la JAD.

Chez expresó que la misión de la JAD es respaldar todas las iniciativas en procura del fortalecimiento del sector frutícola del país.

Asimismo, el viceministro de Planificacion del Ministerio de Agricultura, Juan José Espinal, y quien representó al ministro Osmar Benítez, garantizó el apoyo técnico a los productores para que obtengan frutas  de calidad y libre de plagas, mientras el director de Crédito del Banco Agrícola, Félix Gerónimo, dijo que tiene instrucciones del administrador de la entidad, Carlos Segura Foster, de expresar a los fruticultores de que contarán con financiamiento ilimitado en su producción, mediante contratos crediticios en el que intervendrá la cadena: Productores, Bagrícola, procesadores y el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (INABIE) que garantizará la compra de pulpas de frutas dominicanas para elaboración de jugos para la alimentación escolar.

Estuvo presente, asimismo, Josefina Felipe, en representación de René Jáquez, director del INABIE.

En tanto Aybar dijo que uno de los objetivos del clúster es promover el consumo interno de las frutas dominicanas, tanto frescas como procesadas, con el fin de generar un mercado creciente, que le dé sustento al sector. Se busca lograr “adecuar la calidad y cantidad de las frutas demandadas en el mercado exterior”, de manera que se pueda satisfacer, a la vez que se genere la confianza necesaria para poder mantener dicho mercado.

Significó que “para lograr estos objetivos, es lógico que los mercados cautivos internos son importantísimos, como por ejemplo, el mercado que genera el programa de Alimentación Escolar, el cual dijo “demanda más de mil toneladas mensuales  de frutas, que hasta el año escolar pasado, era suministrado con pulpas extranjeras en más de un 90%”.

“Siendo nosotros un país frutícola, no se justifica que se esté entregando en las escuelas dominicanas jugos fabricados con pulpas de frutas de otros países”, sostuvo.

Entiende que no es lógico estimular el desarrollo de los campos de otros países con el presupuesto nacional, sino que lo ideal sería que ese dinero se invierta en el desarrollo de los campos y productores dominicanos.

“PROFRUDOM entiende que ha llegado el momento de que eso empiece a cambiar, para lo cual ha presentado a el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (INABIE) un proyecto de sustitución de pulpas dominicanas por pulpas extranjeras, para ser ejecutado a dos o tres años como máximo, partiendo del año escolar que comienza ahora en agosto”, expuso.

Exteriorizó que con la medida se cumpliría el objetivo del presidente Danilo Medina que ha dicho en reiteradas ocasiones “que no quiere al 2020 nada extranjero en la alimentación escolar”.

Compromisos INABIE, Agricultura, FONDAGRO y Bagrícola

Consideró fundamental el apoyo y el compromiso del INABIE, además de que losproductores y procesadores de PROFRUDOM trabajen duramente para poder ofertar pulpas en las cantidades y precios competitivos.  Destacó que esta nueva entidad cuenta con el apoyo y compromiso del ministro de Agricultura, Osmar Benítez, el respaldo financiero del Banco Agrícola, de FONDAGRO y del INABIE”.

Productores movilizarán RD$720 millones

“Si tomamos en cuenta el movimiento económico generado por las procesadoras, considerando solamente la compra de frutas y la venta de pulpas, se puede decir sin lugar a dudas que las procesadoras estarían moviendo dentro del marco de ese proyecto no menos de 200 millones de pesos mensuales, unos 2000 millones de pesos anuales”, expresó Aybar.

Dijo que este proyecto en su primera etapa impactará de manera directa las economías de  distintas provincias y comunidades, entre las que destacó a San Cristóbal que produce mango, cereza y tiene una procesadora de frutas; La Victoria, de Santo Domingo Norte que produce cereza y Santiago y el Cibao Central, donde se obtiene la chinola, guayaba y tiene también una procesadora.

Citó a Baní que es una demarcación gran productora de mango, Ocoa y Jarabacoa que producen fresas; Nagua, Samaná y Monte Plata productoras de chinola y guayaba.

Aybar explicó que “el impacto económico que se generará el proyecto de desmonte de pulpas importadas por pulpas dominicanas se lleva a cabo en tres años, sería de unos 20 millones de pesos mensuales, en el primer año; 40 millones en el segundo y 60 millones en el tercer año”.

Mostró que si este desmonte se llevase a cabo en dos años, el impacto mensual sería de unos 30 millones de pesos mensuales en el primer año y 30 millones en el segundo año.

“Si el desmonte fuera en un año, el impacto sería de unos 60 millones de pesos por mes y 720 millones de pesos por año”, expresó el presidente del Clúster de Productores y Procesadores de Frutas Dominicanas.

Sostuvo que “en este análisis no se ha tomado en cuenta el aumento de la demanda anual de alimentos por parte de la alimentación escolar, tampoco se ha incluido“los movimientos que generarían las procesadoras, solamente se ha tomado en cuenta la compra de las frutas por parte de las procesadoras a los productores de los diferentes rubros”.

En tal sentido, Aybar insistió que solamente por la compra de frutas y las ventas de pulpas las procesadoras movilizarían unos RD$2,000 millones de pesos anuales.

Casi 6 mil empleos directos e indirectos

Aybar preponderóla cantidad de socios de asociaciones de productores que se beneficiarán, además de la creación de más de 5 mil 864empleos directos e indirectos en la zona rural y en ciudades con la puesta del proyecto.

Igualmente, la Cooperativa COOPALMILLA, provincia Santo Domingo Norte, Haras Nacionales,  cuenta con 251 socios, genera hasta 1000 empleos directos en picos de cosecha y unos  40en la procesadora y tienda de insumos, y los productores de cereza, guayaba y tamarindo de la zona de Santiago, Cibao Central y Puerto Plata, actualmente tienen 530 empleos.

Se estima, asimismo, que “si crece el mercado producto de esta iniciativa, esta cooperativa proyecta aumentar a unos 1000 empleos rurales, señaló Aybar.En tanto, empresa procesadora Recopak S.R.L., ubicada en Santiago, genera 30 empleos directos y Nikay Bio Proceso, S.R.L.de San Cristóbal, tiene unos 90 empleos directos, 70 en San Cristóbal y 20 en San José de Ocoa.

Aybar manifestó esta dinámica socio-económica involucra a productores, transportistas, procesador de pulpas, suplidores de materias primas y de equipos industriales, procesadores de jugos, distribuidores y vendedores, además suplidores de empaques, azúcares, de alimentos (almuerzo y cena para los empleados).Sustentóque también se tratadel “mercado directo de miles de productores, con los cuales hace negocios de compra de frutas a precios consensuados entre las partes”.