Arte que bendijo : Un Siglo Compartido



La celebración de la bondad dominicana en la producción de Un Siglo Compartido, fue bendecida por la música en sus mejores expresiones.

Con una cartelera que evidenció criterio y estética, el arte fue un sustento para un espectáculo noble y cargado de emoción.

El tenor Enrique Pina, el cantante lírico mas representativo, respaldado por la Orquesta Sinfónica Juvenil, dirigida por Alberto Ricón y una colaboración coral infantil impresionante, tuvo a su cargo la apertura con Una primavera para el mundo, letra de René del Risco Bermúdes, sobre arreglo sinfónico de Rafael Solano.

Extraordinario. La emoción inició por lo alto. La consistencia de esos jóvenes músicos clásicos merece todo aplauso, tal cual fue.

El segundo musical fue un canto a la España Inmigrante, con texto del Grupo Mocedades, Maridalia Hernández volvió disipar las dudas sobre cuál es la mejor voz de la canción popular femenina, respaldada por bailarines y un coro que hizo vibrar los corazones.

El respaldo de imágenes de inmigración, hizo asomar lágrimas en mucha gente del público.

El cierre estuvo a cargo de cinco figuras, de tres generaciones: Manny Cruz, vocalista, actor y modelo; Johnny Ventura, una larga carrera y un sitial en el alma de todos; Milly Quezada, Reina del Merengue, fresca y disfrutable y Miriam Cruz, afinada y grácil, interpretaron Un día Mejor, letra y música letra y música del grupo cristiano Tercer Cielo.

Publicidad