“Buen día, les presento mi cabeza”



jkk

Si el optimismo y la fe son parte importantes en la recuperación de un enfermo, afortunadamente tendremos Juliana para mucho rato. La joven mambera, quien fuera operada en enero pasado de cáncer de seno, cuenta en sus redes el proceso que lleva, de una manera digna de admiración y con el optimismo que solo tiene las personas valientes y llenas de fe.

A primeras horas de la mañana de hoy nos presenta en su cuenta de Instagram su cabeza rapada: “Buen día, les presento mi cabeza”, dice con un mensaje que llega al alma y con la gracia de los que miran el mundo de frente y lo asimilan de la mejor manera.

“Quizás me vean por ahí con un turbante, con un pañuelo o con la cabeza sin cubrir… tal como en la foto. Les cuento que me resulta gracioso que la gente cuando me ve sin cabello se impresiona, no saben qué decirme o tratan de no mirar mi cabeza pero sus ojos se van directito ahí”, cuenta.

Juliana confiesa que a veces, cuando se baña, olvida que no tiene cabello y se sorprende siendo cuidadosa como tratando de evitar mojarse el pelo.

Dice en su mensaje que a pesar de los malestares propios de la quimioterapia, se siente muy bien y se encuentra estable, dentro de su condición.

“Me siento optimista y sobre todo muy agradecida por todo su apoyo. A mis guerreras y guerreros que están luchando contra el cáncer, que reciban vibras positivas y sobretodo mucha fortaleza”, concluye.

UN APUNTE

Recuento
El pasado mes de enero Juliana fue operada de cáncer de mama.
En marzo pasado contó en sus redes que fue al barbero y se rapó la cabeza porque había comenzado a caerse su pelo.

Esta es la tercera vez que la ataca esta enfermedad.
A los 11 años venció un Linfoma Hodgkin y en el año 2013 luchó contra un cáncer de tiroides.