CIUDADES DEL MUNDO

27_Semana_18_1,p01


¡Visca Barcelona!
A orillas del mar Mediterráneo y en la parte norte de España, se encuentra la histórica ciudad de Barcelona. Con una población de más de un millón y medio de habitantes, es la segunda ciudad más poblada de este país. Conocida por ser una “ciudad global” gracias a que ha albergado eventos de relevancia mundial, Barcelona se destaca por ser la puerta de entrada al comercio marítimo más importante en la costa este española.

 
Entre sus atractivos turísticos están sus famosas playas, la mayoría creadas artificialmente para recibir a las delegaciones y aficionados de las olimpiadas de 1992 y que según datos de su ayuntamiento reciben alrededor de siete millones de bañistas al año.

 
El clima en la ciudad es primordialmente mediterráneo por lo que sus temperaturas son cálidas en verano y moderadamente suaves en invierno, con una media térmica de 16 °C. Es una ciudad bastante agradable de transitar y visitar.

 
Definitivamente, hablar de Barcelona es hablar de cultura y arquitectura, siendo esta reconocida a nivel mundial. Conocida como “la capital del modernismo”, la ciudad es un verdadero tesoro del diseño, El Monasterio de San Pablo del Campo, La Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia de Barcelona, la Basílica de Santa María del Mar y el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia son solo algunos de las notorias estructuras que adornan la ciudad.

 
Barcelona cuenta con numerosos parques. Los más conocidos son el Parque Güell, diseñado por Antoni Gaudí en el distrito de Gracia, el parque de Montjuic, situado en la montaña del mismo nombre, y el Parque de la Ciudadela (Parc de la Ciutadella), situado en el centro de la ciudad, en el que puede encontrase el Parlamento de Cataluña y el Parque Zoológico de Barcelona, famoso por haber albergado hasta su muerte al gorila albino Copito de Nieve.

 
Barcelona ofrece al visitante la posibilidad de recorrer a pie desde las ruinas romanas y la ciudad medieval hasta los barrios del modernismo catalán, con sus edificios característicos, sus manzanas cuadradas de cantos seccionados, sus calles arboladas y sus anchas avenidas. La ciudad antigua es prácticamente llana, mientras que los barrios nuevos, a medida que se acercan a la cordillera litoral, adquieren más pendiente.

 
Entre los lugares de mayor atractivo en la ciudad están Las Ramblas, paseo situado entre la plaza de Cataluña, en el centro de la ciudad, y el puerto antiguo. Allí se encuentran kioscos de prensa, flores, pájaros y animales domésticos, actores callejeros, cafeterías, restaurantes y comercios.

 
En Barcelona existen numerosos museos tanto públicos como privados, como el CCCB, el de la Música o el del Chocolate.

 
Los más importantes han sido los dedicados a artistas concretos, como la fundación Joan Miró, la fundación Antoni Tàpies, o el museo Picasso, gracias a sus fondos propios conseguidos con donaciones y compras de las obras de estos autores, aunque el más concurrido sin duda es el museo del Fútbol Club Barcelona, situado en el Camp Nou.

 
En cuanto a su vida nocturna la ciudad se ha convertido en un centro de referencia en España. Actualmente, las dos zonas de público alternativo y más autóctono de bares y discotecas de Barcelona se reparten entre el barrio de Gracia, en la parte alta de la ciudad, y el barrio de Pueblo Nuevo, en la antigua zona industrial de Barcelona, al norte de la zona olímpica, con un público bastante joven y algunos de los clubes más grandes de la ciudad ubicados en naves industriales reformadas.

 
Definitivamente, uno de los aspectos más conocidos de la ciudad es en materia deportiva, siendo sede de números equipos en distintas disciplinas, entre los principales están el Futbol Club Barcelona y el RCD Espanyol, ambos militantes de la primera división del futbol español.

 

 
El FC Barcelona es el equipo con más aficionados a nivel mundial en cualquier deporte, teniendo como principales figuras a Lionel Messi, Neymar Jr. Y Luis Suarez, lo cual representa una fuente sumamente importante de ingresos, gracias a la exorbitante cantidad de turistas “culés” que recibe. Su templo, el afamado Camp Nou (el estadio más grande de Europa), aloja al museo del club.

 
Realmente Barcelona es una paradisiaca ciudad marina, artística y futbolera. Por eso me permito despedir este viaje con el grito en catalán: ¡Visca Barcelona!

Publicidad