Cójanlo



¿Somos así?

Circula en las redes sociales un pretendido retrato que presenta al dominicano como un ser de doble moral. Cierto o no, el perfil psicológico se presta para reflexionar. Dice: “Esta es una sociedad en la que la gente quiere dos policías, uno que ponga el orden, y otro que me dé un chance; quiere dos políticos, uno que sea serio, y otro que le regale; quiere dos códigos de ética, que mi mujer sea casta y pura, y que la del vecino sea flexible; quiere dos códigos migratorios, uno que me permite mano de obra barata, y otro que eche de aquí a toda esa gente. Es difícil, la gente quiere cumplir con la ley, quiere mejora salarial, quiere empleo, pero no trabaja. ¿Entonces?”.

Si la fotografía responde a la realidad, entonces los dominicanos tendrán que auto evaluarse sobre la imagen que proyectan. Muchos creen que la descripción responde a la realidad, aunque otros tengan sus reservas.

Con frecuencia se advierte la propagación de una suerte de virus social en que se reclama orden y respeto a las reglas, pero para los otros. Si no es un problema de doble moral, entonces lo es de hipocresía. Pero cada quien que saque sus propias conclusiones acerca de la radiografía del dominicano.