Cójanlo



ONU en juego

 

El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), el portugués Antonio Guterres, ha sido colocado en una disyuntiva con relación a las elecciones convocadas para el 20 de mayo en Venezuela.

En tanto el Gobierno presiona para que designe observadores, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que se abstuvo de concurrir al proceso alegando falta de condiciones, advirtió que la ONU no puede jugarse su prestigio legitimando lo que define como una farsa.

En las votaciones el candidato más conocido, después del oficialista Nicolás Maduro, es el antiguo chavista Henry Falcón, quien rompió con la MUD en el entendido de que hay posibilidades de alcanzar la victoria.

Después de duras críticas por prestarse a hacerle el juego al Gobierno, Falcón ha condicionado su participación en las elecciones a que se garantice equidad a los demás candidatos, con los que ha tratado de formalizar una alianza.

Mientras Guterres ha guardado silencio, un vocero de la ONU dijo que el despliegue de observadores tiene que pasar por la Asamblea General del organismo. Por la carencia de representatividad y el boicot a que han llamado varios países las votaciones serán por lo menos conflictivas.