Condiciones



Al reiterar su respaldo al “pacto por la mejora y sostenibilidad de la educación” formulado por el presidente Danilo Medina, el sector empresarial ha planteado algunas observaciones que son dignas, a todas luces, de que se tomen en cuenta para modelar un proyecto que privilegie la enseñanza de calidad, tal cual se pretende, como eje fundamental del sistema educativo.

De hecho, las anotaciones pueden servir para consolidar el compromiso enarbolado por el Gobierno con la reforma del sistema educativo, al margen del cumplimiento de la ley que consigna un 4% del Presupuesto para la enseñanza preuniversitaria. No se trata, por demás, de cuestiones conflictivas, sino de una definición o reorientación de lo que han sido las prioridades educativas.

Tras criticar que se dedicara la mayor parte del Presupuesto de este año a la construcción de planteles, con lo que tampoco se ha podido cumplir por los evidentes atrasos en las obras, Giandra Portella, presidenta de Educa, estima necesario repensar las prioridades educativas para dar más cabida al desarrollo integral del niño. Desde su punto de vista, en la educación se ha puesto interés en todo, “menos en lo que es importante, que es el aprendizaje”.

Como base para un despegue real, no mediático, Portella es de los que esperan que en el Presupuesto de 2014 se les dé prioridad a los niños, especialmente a través de un programa que pondere una mayor inversión en capacitación de los profesores, en la reforma del sistema educativo y curricular, así como de los métodos de enseñanza.

Se trata de una opinión que por su alcance e impacto no se puede soslayar. A fin de construir el más amplio consenso también debe ponderarse el señalamiento de la presidenta de la Asociación de Industrias de República Dominicana (AIRD), Ligia Bonetti, en el sentido de que el pacto propuesto por el gobernante debe enfatizar la formación de un profesorado sobre la base de los estándares internacionales.

Otras condiciones planteadas por los representantes del sector empresarial para que el pacto por la educación constituya una plataforma para el desarrollo económico y social son la ampliación de la cobertura para garantizar una asistencia universal de los niños, así como realizar las inversiones necesarias para que los estudiantes tengan más acceso a materiales de enseñanza en las escuelas.

Al convocar el pacto el Gobierno ha dado una saludable señal de interés en conformar una estructura institucional y un clima laboral y escolar para garantizar y mejorar la calidad de la enseñanza. Aparte de su buena disposición de proporcionar los recursos es necesario que se ponderen observaciones tan valiosas como las de los empresarios y otros representantes de la sociedad civil vinculados a la problemática educativa.

Publicidad