Cruz nunca soñó con mil empujadas



SEATTLE – Nelson Cruz había estado estancado en 999 carreras impulsadas durante cinco partidos cuando llegó al bate en la quinta entrada el miércoles.

Ahí fue cuando el bateador designado pegó un gigantesco tiro en solitario al jardín izquierdo para ganar la carrera impulsada No. 1,000. La bola salió del bate a 109.2 mph y viajó aproximadamente 430 pies a la cubierta superior en Safeco Field, según Statcast ™.

“Nunca soñé con eso”, dijo Cruz al llegar a la meta. “Siempre traté de jugar un juego a la vez, y me aseguro de luchar todos los días y dar mi 100 por ciento por cada juego, y creo que suceden cosas buenas cuando haces eso”.

“Es un gran hito, sin dudas”, dijo el diriente Scott Servais. “Es realmente difícil conseguir 1,000 carreras impulsadas en esta liga. Tienes que ser bueno durante mucho tiempo, y ciertamente lo ha sido”.
Cruz es el tercero en el béisbol en velocidad de salida promedio de sus batazos (93.8 mph) detrás de Aaron Judge (95.8) y Giancarlo Stanton (94).

“Eso fue una bomba”, dijo Servais. “Él absolutamente aplastó esa bola. Es un jonrón típico de Nelson Cruz. Estamos acostumbrados a ver eso aquí”.

Cruz es ahora el 11mo jugador activo en el club de 1,000 carreras impulsadas, junto con su compañero de equipo Robinson Canó. Se une a Ken Griffey Jr., Edgar Martínez y otros tres como los únicos jugadores en alcanzar el hito con el uniforme de los Marineros.

EL DATO

Entrada explosiva

La explosión de Cruz culminó una quinta entrada de tres carreras para los Marineros, que estaban perdiendo 5-0 cuando comenzó la entrada. Seattle terminó perdiendo el partido 5-4. Los Padres barrieron a los Marineros en la serie de dos juegos interligas.