Destituido fiscal enfrenta graves cargos de acoso



A decir de sus acusadoras, el destituido fiscal de Samaná Robert Francis Justo Bobadilla es un maniático acosador sexual que incurrió en el delito de toques inapropiados, lenguaje explícitamente sexual, propuestas de sexo a cambio de empleos y hasta masturbación en presencia de las supuestas víctimas.
Contra Bobadilla se querellaron siete mujeres, empleadas, exempleadas, usuarias y hasta una imputada que fue llevada por ante su despacho.

La investigación fue realizada por la Inspectoría de la Procuraduría General de la República, que recomendó su destitución al Consejo Disciplinario del Ministerio Público, que finalmente lo canceló anoche.

Entre los relatos en su contra figura una entrevista que el año pasado le hcieron a una de las víctimas en el programa El Informe, que dirige Alicia Ortega.

Dicha víctima aseguró que la presunta agresión en su contra ocurrió en el despacho del magistrado cuando ella fue a interponer una denuncia por violencia de género.

Según narró, compareció por ante el despacho de Bobadilla para pedirle el apresamiento de una persona que le había agredido físicamente.

Después de asegurarle que le ayudaría a apresar a su agresor, la conversación subió de tono y de las palabras el fiscal pasó a la acción, dijo la mujer.

“El tenía una copa de la que estaba bebiendo un líquido blanco, se me tira arriba a besarme, así de golpe y empezó a agarrarme los senos y a apretarme y dije yo ¡pero ven acá! Yo acabo de salir de un problema con un hombre y no quiero hombre”, declaró.

La narración de la imputada, de la que no dan nombre para cuidar su reputación, se suma a las de otras cuatro empleadas que en febrero del año pasado se querellaron contra el fiscal.

En un documento revelaron que como su jefe inmediato, Bobadilla “acosa sexualmente a algunas empleadas de la institución, queriéndolas obligar a tener relaciones sexuales o cualquier otro tipo de acto sexual y que al negarse son víctimas de maltrato psicológico, abuso de poder y amenazadas con ser canceladas si no accedían a sus bajezas y chantajes.

Su defensa

Entrevistado en varias ocasiones por los periodistas que cubren la fuente judicial, Bobadilla se defendió de las acusaciones, alegando que se trataba de una trama orquestada por un grupo de abogados molestos por los reveses judiciales que han tenido, “gracias al buen desempeño del Ministerio Público” que dirige.

“Yo soy el que quiero que esto se aclare, por mí, por mis hijos, por mi esposa Yanet, por mis padres que lo único que me enseñaron fue la humildad y más que la humildad me enseñaron tres cosas, nunca dejes camino real por vereda, cuida lo ajeno más que lo tuyo y cuídate del qué dirán, y he vivido con esa dignidad que me enseñaron”, dijo.

La decisión

Anoche, el Consejo Disciplinario del Ministerio Público lo declaró responsable de cometer faltas graves en el ejercicio de sus funciones, por lo que ordenó su inhabilitación para prestar servicio nueva vez dentro del Ministerio Público, y lo inhabilitó igualmente de manera temporal por un período de cinco años para prestar servicio en cualquier otra institución pública del Estado.

La decisión fue adoptada luego que el Consejo Disciplinario aceptara una solicitud hecha por la Inspectoría General del Ministerio Público, órgano a cargo de la investigación, la cual solicitó que el hoy exfiscal fuera desvinculado del cargo. La Procuraduría General de la República informó que Justo Bobadilla había sido suspendido de sus funciones.

Síguenos en nuestro canal de videos:
Publicidad