Domínguez Brito pide formalmente el cese de Díaz Rúa y Félix Bautista en direcciones del PLD

Francisco Domínguez Brito en imagen de archivo.
Francisco Domínguez Brito en imagen de archivo.


Santo Domingo.-El precandidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Francisco Domínguez Brito, solicitó formalmente este miércoles la sustitución de los titulares de las secretarías de organización y finanzas de ese partido, el senador Félix Bautista y Víctor Díaz Rúa, respectivamente por los escándalos de corrupción de que son objeto.

Mediante una misiva enviada al presidente del PLD, Leonel Fernández y el secretario general, Reinaldo Pared Pérez, el aspirante a la nominación presidencial de esa organización, dice que “es tiempo de que el Comité Político, (órgano ejecutivo del PLD) envíe una señal disuasiva, ejemplificadora y decidida”.

“El primero ha sido sujeto de sanciones drásticas por parte del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América, y el segundo ha sido encartado por la Procuraduría General de la República Dominicana por prevaricación, soborno, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero”, asegura Domínguez Brito sobre Bautista y Díaz Rúa.

Añade que “resulta inaceptable que como organización política permitamos que ambos continúen en posiciones de dirección partidaria como lo han hecho hasta hoy”.

Tal como lo estable el artículo 25, literal e, de los estatutos del PLD, Domínguez Brito solicitó formalmente que sea convocado el Comité Político a los fines de que ambos secretarios cesen en sus funciones por deshonrar los principios fundamentales de la organización y vulnerar sus deberes como miembros (artículo 9, literal e).

“La posición de peledeístas dignos hubiese sido que ante semejantes acusaciones y cuestionamientos, ambos voluntariamente se hubiesen apartado de los cargos que ostentan y evitasen mayor bochorno a nuestro partido y al legado de nuestro fundador Juan Bosch”, expresa en su carta.

 

A continuación el documento íntegro de Domínguez Brito

Dr. Leonel Fernández Reyna

Presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)

Su despacho.-

CC: Reinaldo Pared Pérez

Secretario General

Su despacho.-

Señor Presidente,

Quien suscribe ha recibido con estupor los acontecimientos y noticias que involucran a los titulares de las secretarías de organización y finanzas de nuestro partido en la última semana. El primero ha sido sujeto de sanciones drásticas por parte del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América, y el segundo ha sido encartado por la Procuraduría General de la República Dominicana por prevaricación, soborno, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

En este orden, a nuestro entender resulta inaceptable que como organización política permitamos que ambos continúen en posiciones de dirección partidaria como lo han hecho hasta hoy. La posición de peledeístas dignos hubiese sido que ante semejantes acusaciones y cuestionamientos, ambos voluntariamente se hubiesen apartado de los cargos que ostentan y evitasen mayor bochorno a nuestro partido y al legado de nuestro fundador Juan Bosch.

Sin embargo, ha resultado más que evidente que tanto ellos, como sus entornos inmediatos vinculados a viejas prácticas que hoy buscamos superar, son incapaces de medir la magnitud de sus acciones, aceptar y admitir sus faltas, ni examinar la obsolescencia de sus conductas frente a una sociedad dominicana que exige a la clase política, respeto, honestidad y sobre todo transparencia.

Señor presidente, habrá quienes entiendan que se precisa agotar canales institucionales formales del sistema de justicia para establecer responsabilidades definitivas antes de tomar decisiones internas a nivel partidario.

Ese formalismo tiene su lugar y momento, que tardarán y concluirán con sanciones en ese plano. Sin embargo, el plano político opera a niveles distintos, asociados a la confianza, el respeto, a la dignidad, a predicar con el ejemplo y seguir los principios que en su vida encarnó Don Juan: honestidad, humildad, austeridad, seriedad, decoro y sencillez. Ambos compañeros han defraudado nuestro lema: Servir al partido para servir al pueblo.

De lo que se trata pues, es de la acción política requerida a nivel del más alto órgano de dirección del partido para asegurar la vida institucional, que se encuentra hoy sensiblemente trastornada, e impedir que la imagen y el legado de nuestro fundador se vean afectados aún más. No merecemos, no necesitamos y no deseamos tener personas cuestionadas a esos niveles éticos y morales en ningún puesto de dirección partidaria. Es tiempo de que el Comité Político envíe una señal disuasiva, ejemplificadora y decidida.

En vista de lo anterior, y atendiendo a lo dispuesto por los estatutos de nuestro partido en su artículo 25, literal e, le solicito formalmente que sea convocado el Comité Político a los fines de que ambos secretarios cesen en sus funciones por deshonrar los principios fundamentales de nuestra organización y vulnerar sus deberes como miembros (artículo 9, literal e).

Muy atentamente,

Francisco Domínguez Brito.