Dos de los nuevos funcionarios tienen casos en la Justicia



Van Troy Suazo junto al presidente Danilo Medina
Van Troy Suazo junto al presidente Danilo Medina

Un ministro consejero designado en Haití y un viceministro de la Juventud, tienen asuntos pendientes en la justicia, tras el primero ser apresado en el 2014 transportando en su yipeta 15 haitianos, y al segundo le impusieron hace un mes, tres meses como medida de coerción por violencia de género luego de golpear a su actual esposa.

Los nuevos funcionarios con problemas en la justicia son Andrés Boció Fortuna, designado mediante el decreto 330-18, artículo 4, nuevo ministro consejero encargado consular en Belladére, y Van Troy Suazo, nombrado a través del decreto 80-18, artículo 3, como viceministro de la Juventud.

Boció Fortuna, nombrado anoche por el presidente Danilo Medina, ministro concejero encargado consular en Belladere, Haití, fue destituido en el 2014, tras ser apresado por miembros del G-2 del Ejército de República Dominicana (ERD), cuando conducía y transportaba su yipeta, a 15 haitianos desde el municipio de Comendador con destino a Santo Domingo.

Los extranjeros fueron trasladados desde el puesto de chequeo ubicado antes de cruzar el puente sobre el río Ocoa, en el kilómetro 33, carretera Azua-Baní, a la fortaleza José María Cabral, de la Tercera brigada del Ejército con sede en San Juan, desde donde fueron repatriados a su país por el puesto fronterizo de Carrizal, en Comendador.

También Boció Fortuna, en enero de 2007, el Gobierno del presidente Leonel Fernández, tras una investigación del Ministerio de Relaciones Exteriores, lo canceló como cónsul dominicano en Belladere, Haití, por operar dos consulados clandestinos que manejaban haitianos y donde las investigaciones arrojaron que se emitían visas dominicanas sin la autorización de la Cancillería.

UN A PUNTE:

La reacción de Danilo
Al cierre de esta edición, la Dirección de Prensa de la Presidencia dio a conocer el decreto 81-18, mediante el cual el Poder Ejecutivo deroga el artículo 3 del decreto 80-18, de ayer, que designaba a Van Troy Suazo como viceministro de la Juventud. La designación de este funcionario provocó el rechazo de la sociedad debido a que se encuentra preso desde hace un mes por golpear a su esposa, cumpliendo una coerción de tres meses.

Cuando los militares apresaron Boció Fortuna, conducía la yipeta Chevrolet, negra, placa G25647, y desde la frontera fue conducido a la sede del ERD, donde fue interrogado.

En aquella ocasión, por sus influencias políticas y en el Gobierno, en su condición de miembro del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pudo evadir el sometimiento a la Justicia.

Empero, en enero de 2007, el Ministerio de Relaciones Exteriores canceló a Boció Fortuna como cónsul, tras ser acusado de operar dos consulados clandestinos que manejaban los haitianos Livingston Philistien, Yves Maxi, Ernest Josehp, Louis Bernadin, Jeanty Batien, Francois Leonce, Herno Josehp, Alex Destine y Cys Sainfort.
En aquella ocasión como cónsul en Belladere, Haití, Boció Fortuna, también fue investigado por la supuesta falsificación de cientos de visas que se utilizaban para traficar con haitianos y cubanos hacia territorio dominicano.

Las investigaciones la realizaron Frank Soto, director del Departamento contra Trata y Tráfico de Personas de la Procuraduría de la República, y el procurador fiscal adjunto de Elías Piña.

Bocío Fortuna, en aquella ocasión, el 6 de diciembre de 2007, fue destituido, pero por sus influencias en el Gobierno y por ser un alto dirigente del PLD en Elías Piña, “habría sido sacado” de la investigación que abrió la Cancillería”.

Junto a Boció Fortuna fueron sometidos Alberto Brito Sánchez, Elido Rodríguez Capellán, el mayor Aquino, Arsenio Fortuna y Félix Antonio Martínez.
Suazo

En tanto, el político y empresario de Baní, Van Troy Suazo, fue designado en prisión, pues guarda tres meses de prisión preventiva luego que le diera una una trompada a su esposa.

Van Troy Suazo miembro del PLD se desempeñaba como asistente del senador Wilton Guerrero, y fue apresado y le impusieron tres meses de prisión preventiva. Cuando le impusieron la coerción, Suazo no estuvo de acuerdo y trató de negociar con la fiscal de Baní para quedar en libertad.

La esposa, Emadin Guaba le dijo al juez que lo sucedido fue un problema normal entre pareja y no quería hacerle daño a su compañero.