El COE mantiene 14 provincias bajo alerta por vaguada

ONAMET


Santo Domingo.-El Centro de Operaciones de Emergencia (COE), mantienen  14 provincias, una en amarilla y el resto en verde   por posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos, arroyos  y cañadas, así como deslizamientos de tierra.

La medida del COE es en virtud de que una vaguada ubicada sobre Cuba aún está afectando las condiciones meteorológicas sobre el país y debido a esto se esperan precipitaciones dispersas acompañadas de tronadas aisladas en especial hacia  las regiones norte, noreste, sureste, noroeste y la cordillera Central,  durante las próximas 24 a 48 horas.

La provincia bajo alerta amarilla es Barahona (en especial los  municipios de Polo y Enriquillo)         , en tanto, en verde están Santiago, Monseñor Nouel, La Vega,        Elías Piña, Duarte (en especial Bajo Yuna), Pedernales,  San José de Ocoa, Dajabón,         San Cristóbal, Independencia,    Azua , Valverde y Montecristi.

Mientras que el organismo descontinuó el nivel de alerta verde para las provincias San Juan de la Maguana,  Santiago Rodríguez, Espaillat,  Puerto Plata,  Peravia,  Bahoruco y  María Trinidad Sánchez.

Recomendaciones

El COE recomienda a las personas a abstenerse de cruzar ríos, arroyos y cañadas que presenten alto volúmenes de agua.

Además prohíbe el uso de balnearios y lavado de vehículos en  ríos, arroyos y cañadas,  que presenten alto volúmenes de agua.  Así como también las actividades  recreativas y deportivas en área  de montaña en las provincias bajo alerta, debido  a la saturación de los suelos y a las precipitaciones que se esperan.

También se les recomienda a los conductores de vehículos que al  desplazarse por carreteras, calles y avenidas lo hagan con  prudencia, debido a que las lluvias que se registran  y abundante nubosidad    limitan su visibilidad.

En la costa caribeña al suroeste, especialmente en Pedernales, las pequeñas y frágiles embarcaciones deben navegar con precaución cerca del perímetro costero sin aventurarse mar adentro, debido al viento y olas anormales.

Publicidad