El papa recula, acepta renuncia de divisivo obispo nigeriano



CIUDAD DEL VATICANO (AP) – El papa Francisco dio marcha atrás y aceptó la renuncia de un obispo nigeriano rechazado durante años por los sacerdotes de su diócesis de Ahiara, estableciendo un precedente que podría tener repercusiones en otros lugares.

La decisión se anunció el lunes, después de que el papa diera en junio un duro ultimátum a los sacerdotes de Ahiara, advirtiendo que podrían perder sus empleos si no le obedecían y aceptaban a Peter Okpaleke como su obispo.

No estaba claro cuántos de ellos acataron su decisión y prometieron por escrito aceptar a Okpaleke. Pero el Vaticano anunció el lunes la renuncia del obispo y que Francisco había nombrado a monseñor Lucius Iwejuru Ugorji como administrador temporal de la diócesis.

El papa Benedicto XVI había nombrado a Okpaleke en 2012, pero chocó con la oposición del clero local. Ahiara es una diócesis de gran tradición católica en la región de Mbaise, y sus fieles se opusieron al nombramiento de un forastero procedente de la región de Anambra. Los mbaise querían a uno de los suyos y bloquearon el acceso a la catedral cuando estaba previsto que Okpaleke asumiera el cargo oficialmente.

La ceremonia se celebró fuera de la diócesis, seis meses más tarde de su nombramiento. El caso fue una prueba para la autoridad del papa y ha recordado a otro polémico nombramiento en las noticias sobre el obispo chileno Juan Barros. Barros, nombrado por Francisco en 2015, ha sido rechazado por muchos fieles y sacerdotes de su diócesis en Osorno, en el sur de Chile.

Los críticos señalan a las acusaciones de víctimas de abusos sexuales sobre que Barros presenció e ignoró los abusos que sufrieron a manos del sacerdote pederasta más conocido de Chile. Durante la misa en la que asumía el cargo el 21 de marzo de 2015, los manifestantes irrumpieron en el templo con carteles afirmando que no querían a Barros como obispo.