El SIM de Trujillo fue el organismo represivo más temido durante la dictadura

Publicado el 17 de marzo del 2012 - 11:45 pm por Chichí De Jesús Reyes
e-mail: redaccion[@]elnacional.com.do
Se el primero en comentar
http://img1.elnacional.com.do/image/article/216/209x400/0/FC471720-BBBA-453E-8260-3ACEE3319F02.jpeg

El Servicio de Inteligencia Militar (SIM),  la organización represiva y de persecución política de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina,  cumple este marzo  57 años de haber sido creado.

Sus  operaciones de  inteligencia y  caliesaje estuvieron bajo la tutela de la secretario de las Fuerzas Armadas,  cuyo titular fungía como director.

Originalmente sus funciones abarcaban desde la vigilancia de entrada de animales sacrificados, evadiendo el pago de   impuestos municipales,  hasta la eliminación física de cualquier opositor “peligroso” al régimen.

Cuando  Trujillo se enteró de los  pingues beneficios que generaba la venta de carne en la capital, prorrateó entre tres de sus hermanos las principales entradas viales a la ciudad.

José Arismendi  (Petán)  controlaba  la   Norte; Vigilito el Sur, y Pedrito el Este. Los dueños de la mercancía  les entregaban un comprobante con detalles  del producto, desde  volumen hasta precio, documento que canjeaban en las oficinas del Consejo Administrativo delDistrito Nacional  (Ayuntamiento).

Hasta la creación del  SIM, los propios comandantes militares, todos identificados con el poder,  también vigilaban y controlaban a los desafectos del gobierno, y cuando se nombraba un nuevo director regional, éste recibía del saliente un fichero confidencial con los nombres, direcciones y perfil de los “enemigos” del Jefe. 

El nuevo comandante tenía facultad de aumentar el fichero  con nuevos “sospechosos”, según su criterio.

Las oficinas del SIM estaban en una casona de concreto, ubicada donde hoy está la Guardia Presidencial, en la avenida México esquina 30 de Marzo. Ahí funcionaba también la oficina de la cédula personal de identidad y una oficina recaudadora, dependencia de Rentas Internas.

La mayoría de las veces las acciones de los miembros del servicio caían en la extravagancia. Como muestra vasta relatar la truculencia como actuaron contra el general Anselmo Paulino, horas después de haber  caído  en desgracia por “desacuerdos” con la Primera Dama, doña María Martínez y su hijo Ramfis Trujillo.

El  jefe del SIM era el coronel Manuel García Urbáez (Billia), quien reportaba  directamente  al Secretario de las FF.AA, general Antonio Leyba Pou, funcionario que  había ordenado a Billia “poner un

vigilancia permanente a la residencia de Paulino, “para saber quienes eran sus amigos y simpatizantes”.

El jefe del servicio de inteligencia impartió instrucciones precisas “para que nadie entrara a la residencia de Anselmo”.  Cuando en la mañana del día siguiente llegó el distribuidor de leche  la mercancía le fue arrebatada, vertida en los contenes y  el lechero recibió una paliza para que no quedara con ganas de regresar.

Lo mismo ocurrió con el panadero, mientras que la doméstica  fue brutalmente golpeada cuando se dirigía al colmado a proveerse de alimentos para la casa.

Indignada  por estos atropellos la esposa de Paulino llamó a Trujillo y le explicó lo que estaba pasando. El Jefe le prometió a la dama que de inmediato se ocuparía personalmente del asunto y llamó al Secretario de las FF.AA y al jefe del SIM y les preguntó quien era al responsable de haber dado la orden. Leyba Pou respondió:  “Jefe, no he dado esas órdenes”,  mientras Billia  se defendió alegando  que “actuaba bajo las órdenes del general Leyba”.

La acción del Jefe fue inmediata:  el secretario fue puesto en retiro y  García Urbáez, por ser nativo de San Cristóbal, al igual que Trujillo,  fue relevado del SIM y enviado al   Centro de Instrucción Militar.

El cuerpo represivo fue reestructurado  y descentralizado de las Fuerzas Armadas después del asesinato del capitán Octavio de la Maza, según narra el Dr. Euclides Gutiérrez Félix, en su obra “Trujillo, monarca sin corona”  Su misión imperativa era fortalecer y ampliar la persecución contra los “enemigos” del régimen.

En la ocasión el jefe de la organización era el general Félix Hermida, quien al igual que otros  dos incumbentes, los generales Federico Fiallo y Fausto A.

Caamaño, fueron duros  en el combate de las actividades secretas contra la dictadura.

Otro jefe del SIM, el general Arturo R. Espaillat, egresado de una academia militar de Estados Unidos,  aumentó considerablemente el número de miembros del servicio de inteligencia. A este  titular  se le encomendó el espionaje internacional, la censura y el control de la inmigración y  en la expedición de pasaportes.

Hasta la muerte del generalísimo la organización la dirigió el temible Johnny Abbes García, quien laboró como  periodista deportivo de La Nación, cuya imaginación maquiavélica era fabulosa.

Este verdugo se dedicó a colocar  bombas hasta los más cercanos colaboradores del gobierno, para aterrorizarlos para que “ni siquiera pensaran en la traición”.

Al militar lo sustituyó el coronel  Roberto Figueroa Carrión, que estuvo en el cargo hasta su disolución, y creación del DNI.

EL DATO

La entidad

Funcionarios y colaboradores  del régimen de Trujillo eran vigilados por los calieses del SIM, quienes patrullaban la ciudad vestidos de civil, pero con mayor autoridad que los agentes policiales o jefes militares.

Políticas de comentarios - ¿Cómo comentar?

logo

Políticas de comentarios

La administración se reserva el derecho de editar o borrar cualquier mensaje posteado por los usuarios.

Los datos personales y la IP son registradas cada vez que el visitante postee un mensaje. Si tiene una queja sobre algún comentario, por favor contáctenos de inmediato.

No compartimos su información con terceras partes o compañías

Por favor, lea las reglas antes de postear:

  • • Anuncios Comerciales - No se permiten comentarios con link o anuncios comerciales. Si desea anunciarse en nuestro site contáctenos para recibir información adicional.
  • • Contenido Ofensivo - No postee contenido ofensivo o sexual. Este tipo de contenido queda terminantemente prohibido y resultará en la restricción permanente del usuario
  • • Comportamiento - Cualquier comentario ofensivo a otro usuario, en molestia o en forma de amenaza no será permitido. Si se da el caso de dicha conducta, el acceso de el usuario podrá ser restringido permanentemente.
  • • Fuera de Contexto - Deben mantener los comentarios dentro del contexto del artículo.