ENFOQUE SEMANAL



Una tarea militar oportuna en la frontera.-
Encuestas hechas en los últimos meses, colocan entre las principales preocupaciones de nuestros conciudadanos, la alarmante, aunque pacífica pero incontrolable invasión de cientos de miles de haitianos, que según esos mismos cálculos, ubican nuestro territorio en poco más de 49 mil kilómetros cuadrados.

Y si se calcula la extensión total de la isla en unos 70 mil kilómetros cuadrados, la situación es arto preocupante porque la mayor parte de nuestro territorio es montañoso, por lo que los indígenas la llamaban Quisqueya o tierra montañosa.

Nuestros periódicos publican en su ´primera página a cada rato, verdaderas turbas caminando despreocupadamente, en el límite del suelo haitiano, especialmente cerca de Dajabón, rumbo a nuestro país. Sin que nadie parezca hacer nada para poner coto a la situación.

Afortunadamente ya se comenzó a trabajar para poner coto a la situación con el anuncio del Ministro de Defensa teniente general Paulino Zem, de que el Presidente Danilo Medina ordenó el envío a la zona fronteriza de 900 nuevos soldados, y que la Fuerza Aérea comprara tres helicópteros nuevos y cierto número de drones, para incrementar el patrullaje y controlar la invasión ilegal del suelo dominicano por nuestros vecinos más cercanos.

Pero creemos que nuestros civiles también deben tomar parte activa en esta tarea denunciando a quienes se dediquen al contrabando de mercancía desde Haití, pues no solo se traen mercancías legales hacia nuestro país, sino armas de fuego y drogas, que son dos graves peligros para nuestra población. Entendemos que la Dirección de Migración debe duplicar el número de extranjeros ilegales que son deportados por infligir nuestras leyes y los empresarios cumplir al pié de la letra la ley, lo mismo que nuestros terratenientes, ya que el Código de Trabajo establece que por cada cien obreros que estén aquí laborando, 80 por lo menos deben ser dominicanos.

Y nosotros sabemos bien de lo que hablamos pues tenemos casi 20 años acreditados como diplomático en Puerto Príncipe, donde actualmente me desempeño como Ministro Consejero.