Estiman que 100 mil dominicanos padecen sordera



En el país unas 100 mil personas (niños y adultos) son sordas, siendo la provincia de Barahona la de mayor índice, según informaron ayer Ruth Claros, especialista en desarrollo de lectoescritura, y Néstor Saldívar, director auxiliar de asuntos públicos del Caribe de la iglesia de los Santos de los Últimos Días.

“Los datos son imprecisos en relación en Barahona, pero si se sabe que de los 100 mil sordos que hay en todo el país, el mayor porcentaje recae en Barahona”, dijo Saldívar, que señaló que se están gestionando estudios para determinar las razones de esa situación.

Ambos hablaron al respecto en una visita a El Nacional, donde anunciaron la realización en el país del II Simposio Internacional de Educación para Personas Sordas, con el objetivo de crear conciencia desde la familia, qué estrategia utilizar y cómo sensibilizar a las personas hacia ver el sordo de una mejor manera.

“Uno de los objetivos principales del simposio es sensibilizar a las personas de la República Dominicana de la existencia de esta comunidad que tiene su propio idioma y su propia cultura y que no se le vea como discapacitadas, simplemente sordos, porque ellos quieren llamarse sordos”, puntualizó la expositora internacional Ruth Claros.

Detalló que el simposio internacional se realizará del 19 al 22 se septiembre, en la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, ubicada en el sector de San Gerónimo, del Distrito Nacional.

El evento es auspiciado por el Ministerio de Educación, en la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (Unphu), el Instituto de Ayuda al Sordo Santa Rosa, la Asociación Nacional de Sordos y el Club Rotario Dominicano.

Además de Claros, participaran expertos de Estados Unidos Chile, Costa Rica y otras naciones.

UN APUNTE

Evento

Seis instituciones unen esfuerzos, conocimientos y experiencias para ofrecer a la República Dominica el II Simposio Internacional de educación para personas sordas. Previo se hará un presimposio para los padres con niños sordos.