Fortaleza dólar hace sudar a economías países emergentes

Costa Rica decomisa medio millón de dólares de las FARC


Nueva York. EFE. La apreciación del dólar en las últimas semanas está impactando en las cuentas de las economías en desarrollo y replanteando el papel de una moneda que durante muchas décadas ha ocupado un lugar privilegiado en la escena mundial.

En abril pasado, el dólar tuvo un avance del 1,9 % respecto a una canasta de seis divisas, pero en los últimos treinta días la apreciación ha sido del 3,6 %, un avance que se ha notado especialmente en el efecto frente al dólar.

El euro cerró este lunes con un valor de 1,1929 dólares. Hace un mes, por cada euro se pagaban 1,2381 dólares, aunque en 2017 por estas fechas el valor se situaba en torno a los 1,10 dólares por cada divisa europea.

Parte del avance registrado en las últimas semanas se ha amortiguado en las fechas más recientes, mientras los mercados están a la espera de comprobar si la tendencia se va a mantener o el dólar recuperará el impulso que tenía a comienzos de este mes.

“Los ánimos han bajado”, reconoció el analista de la firma Hantec Markets Richard Perry al describir los movimientos que ha tenido el dólar durante la semana pasada y el empuje alcista que ha tenido la moneda aprovechando la debilidad de otras monedas.

Pero la apreciación acumulada en las últimas semanas no deja de llamar la atención a los expertos y analistas, que, entre otras cosas, ven que los vaivenes en materia comercial de los que es responsable la Casa Blanca están generando distorsiones.

El presidente estadounidense, Donald Trump, está impulsando una renegociación del Tratado de Comercio en América del Norte, sacó a su país del Acuerdo de Asociación Transpacífico y está revisando a fondo los compromisos comerciales con China.

Esas medidas, sin embargo, están debilitando el papel del dólar como principal moneda de referencia en el sistema financiero, y algunos bancos centrales están incrementando sus posiciones en otras divisas, perjudicando al dólar, según The Wall Street Journal.

De acuerdo con datos de la firma Exante Data, las proyecciones indican que los bancos centrales podrían cambiar entre 200.000 y 300.000 millones de dólares de sus reservas que ahora están en dólares en monedas como euros o el yuan chino.