Infoseguridad



La seguridad es un derecho insatisfecho
Es imperativo destacar que los policías no cuentan con un organismo interno que proteja y garantice los derechos y libertades; en tales circunstancias, la Asociación de Policías y Militares Dominicanos, Activos y Retirados, APODOM, prodignidad y derechos de todos los veteranos, está llenando ese espacio sirviendo como poder fáctico y cumpliendo esa misión.

Para ayudar y facilitar dicha tarea solicitamos y a la vez ofrecemos apoyarlo a recuperar la moral y espíritu de cuerpo perdidos en el seno de la gran mayoría de los miembros de la institución policial. En ese sentido, estamos dispuestos a cambiar las protestas por la mesa del diálogo para fortalecer la institución y mejorar la seguridad pública.

La realidad y parte del problema de la inseguridad, es que nunca se cumplieron las derogadas leyes, No. 6141 y 96-04, ni se cumple la ley No. 590-16, y a un año de promulgada, aún, no tiene reglamento de aplicación, ni se han decretado los más de veinte reglamentos propuestos por dicha ley. Debemos aclarar, la nueva ley 590-16, ha sido un retroceso y con muchas violaciones de derechos y prerrogativas conquistadas en la ley 96-04.

El diputado oficialista Elpidio Báez que impulsara dicha ley 590-16, hoy acepta su mea culpa, proponiendo derogar o cambiar con otra nueva ley propuesta algunos artículos, es de rigor entender que esta ley 590-16, es la principal causa de debilitamiento institucional y de la desmoralización en casi la totalidad de los miembros que conforman el cuerpo policial.

Es apremiante desmilitarizar a la Policía Nacional y “despolicializar” las Fuerzas Armadas. Muchos jefes militares, políticos y empresarios con intereses en la seguridad privada son en estos momentos la principal amenaza a la institucionalidad policial y a la misma seguridad pública. Es tiempo de recuperar la plaza de POLITUR y la Superintendencia de Seguridad Privada.

El Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, coloca a la Policía Nacional como una institución relacionada. Nuestra institución policial y sus servicios prestados son y deben ser mucho más que eso. La misma, debe estar integrada como parte de todas las políticas, planificación estratégica y operaciones en general de nuestro sistema de emergencias 9-1-1.

La seguridad es un derecho insatisfecho y lógicamente es la primera demanda de la población, así lo revelan todos los estudios y encuestas nacionales e internacionales. Por ende, si los policías son el principal recurso para garantizar dicha demanda de seguridad pública se debe apostar a la optimización de dichos recursos humanos policiales. Razones por lo que se debe designar el mejor general al frente de la dirección de recursos humanos y que el mismo no esté distraído con duplicidad o triple funciones, como hay muchos casos en la actualidad que deben corregirse.

El eje central de todo servicio público es el ciudadano, la gente, la seguridad debe ser, equitativa e igualitaria para todos y sin privilegios. Se urge descontinuar el ser servil con obediencia ciega “al Jefe” o “a quien dirige” en los grupos de poder, sean del sector público o privado. Todos los funcionarios juran cumplir y hacer cumplir la ley, pero no lo hacen.
Dios les bendiga siempre, pueblo dominicano.

Síguenos en nuestro canal de videos:
Publicidad