JCE: no hay intención violar la ley

Doctor Castaños Guzmán
Doctor Castaños Guzmán


El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), doctor Julio César Castaños Guzmán, aseguró hoy que no hay intención del organismo electoral de violentar la ley en el caso de la resolución que dispone designar apellidos a niños abandonados y aclaró que la institución está dispuesta a examinar sus actos y aceptar todas las sugerencias para resolver la tragedia de menores declarados como tales por tribunales.

El doctor Castaños Guzmán afirmó que “si bien hasta el momento la resolución 03-2017 de la JCE, en fecha 23 de mayo de este año, todavía no se ha aplicado plenamente a ningún caso concreto, he dispuesto de inmediato un levantamiento sobre la estadística de las casuísticas detectadas al día de hoy”.

“Lo antes dicho no es un obstáculo a que la JCE ante los señalamientos de personas de buena fe, que es el caso, no esté dispuesta a examinar sus actos y aceptar todas las sugerencias para resolver esta tragedia, y de llegar a la conclusión de que lo decidido ya precise de algún ajuste, hacer lo que sea correcto conforme a la Constitución y las leyes vigentes”, dijo.

Explicó que el objeto de aplicación futura de la resolución de la JCE va en auxilio de los niños y adolescentes que previamente hayan sido declarados en abandono por un tribunal, y que carecen de apellidos, que no tienen padres conocidos y por lo tanto no tienen filiación.

Indicó que el organismo se ha fundado en “el principio del interés superior del niño y en los textos de tratados internacionales vigentes, que justifican una interpretación más benigna de los textos legales a favor de infantes que en situación de vulnerabilidad extrema no tienen ninguna posibilidad por el constatado abandono, previamente declarado por los tribunales, de sus padres biológicos para procurarse una identidad”.

Castaños Guzmán asegura que “sin apellidos los niños nunca tendrán cédula, por lo tanto no tienen oportunidad de casarse, trabajar, beneficiarse de la Seguridad Social, estudiar, etc., en una palabra están excluidos de la condición de ser una persona”.
Agrega que “es cierto sí, que estos casos podrían ser resueltos eventualmente por los tribunales a través de una adopción o porque una persona les autorice a usar su apellido; pero lo cierto es que, ya declarados en abandono, eso no siempre ocurre”.

Añade que “la realidad es que al momento de tomar la Resolución No.03-2017, por un trabajo de campo realizado teníamos 261 casos de niños y niñas, así como de jóvenes adolescentes abandonados que ya habían salido de los orfanatos, y sus actas de nacimiento sólo hacían fe de su nombre de pila, sin padres conocidos y sin apellidos, lo que hace imposible en esas circunstancias la expedición de una cédula de identidad”.