Juventud de RD también apuesta por otros géneros



Aunque así parezca, no todo los jóvenes dominicanos tienen el género urbano como su primera opción musical. La premisa de “eso es lo que la juventud quiere” no tiene las de ganar a la hora de hacer una evaluación de por dónde andan los gustos musicales de la generalidad.

Mientras una gran parte gusta y disfruta la música urbana (hip hop, rap, reguetón, reggae y el criticable trap), otra gran parte prefiere una opción donde el amor, el desamor, la frustración, la rebeldía y lo sensual son expuestos sin menoscabar las buenas formas.

Una nueva generación de intérpretes de otros géneros musicales que se ha impuesto a fuerza de desvelos, hacer fila, tocar puertas, saltando del anonimato al reconocimiento público gracias a propuestas de calidad y exportables a todas las clases sociales.

Jóvenes que se han ganado un espacio convirtiéndose en piezas claves del ajedrez musical del país con notables aciertos, sumando un público ávido de propuestas distintas.

¿Cuáles son esos rostros?

Vicente García es la prueba más fehaciente del empeño por hacerse un espacio a fuerza de calidad, aun cuando en sus inicios pareciese que el pleito estaba perdido.

El joven cantante cuyos pininos en la música datan del 2002 como vocalista de la agrupación de funk/soul Calor Urbano, logró el reconocimiento público y se posicionó, junto al colectivo, como una de las bandas alternativas más escuchadas de República Dominicana, con temas como “Calor urbano” y “Pa’ que no pienses”, con los que ocuparon la primera posición en los listados radiales del país y ganando premios locales.

UN APUNTE

Como solista

durante la pasada entrega del Grammy Latino, el joven cantautor que nada entre la bachata, reggae, world music y el bolero, se alzó con tres galardones por “A la mar”, un disco que en gran medida celebra las expresiones del folklore antillano.

Publicidad