Libro para preservar arte culinario de RD



Tres instituciones especializadas en gastronomía trabajan en la elaboración de un libro que busca preservar el arte culinario dominicano.

El proyecto denominado “Salvaguarda Acervo Culinario Dominicano” tiene como uno de sus objetivos inventariar y definir el perfil de la gastronomía regional del país.

La novedosa iniciativa la llevan a cabo la Fundación Sabores Dominicanos conjuntamente con la Fundación Casabe y las universidades que forman parte del capítulo Dominicano de la Confederación Panamericana de Escuelas de Hotelería, Gastronomía y Turismo (CONPEHT).

El presidente de la Fundación Casabe y Coordinador Comercial de la Fundación Sabores, Juan Febles dijo que “con este paso celebramos el amor por la gastronomía, la unidad del sector y fortalecemos la identidad nacional para que en todos los rincones del país y el mundo se sepa que ¡Aquí se come bueno!”.

Asimismo se busca el posicionamiento de una gastronomía regional, poniéndola en valor y desarrollar estrategias para brindar servicios y productos de calidad que atraiga visitantes nacionales y extranjeros a las diferentes localidades del país donde se venda comida criolla.

Dentro de los propósitos del proyecto está contribuir para alcanzar las metas de la Estrategia Gastronómica de República Dominicana 2012-2030 que busca establecer mecanismos que aseguren la protección y preservación del patrimonio cultural tangible de la nación.

Dicho libro está en proceso de edición e indicaría el curso de la gastronomía dominicana con la recopilación de 118 recetas estandarizadas y que pueden ser interpretadas en cualquier parte del mundo sobre los tradicionales platos de comidas y bebidas que se consumen a nivel nacional.

En dicho proyecto se presentaron estudiantes de diferentes universidades del país tales como: Puerto Plata, San José de Ocoa, San Cristóbal, La Altagracia, Samaná, Santiago Rodríguez y San Pedro de Macorís.

UN APUNTE

Tomar medidas

Las tradiciones gastronómicas al igual que otras prácticas de carácter inmaterial están vivas y en constante movimiento e influenciadas por factores internos y externos, lo que trae como consecuencia que las costumbres tradicionales y saberes se pueden ir perdiendo en su paso generación tras generación.

Está perdida hace que sea necesario tomar medidas para perpetuar su uso y sensibilizar para que la gente se apropie de una forma tal que podamos comenzar esta labor.