Marzo y las mujeres



Para este 8 de marzo, las mujeres en el mundo, marchamos. Solo en España, casi 6 millones de personas manifestaron en varias ciudades. Las polacas, en 40 ciudades, por la despenalización del aborto que un parlamento dominado por la derecha, mantiene en vilo.

En Mosul, segunda ciudad de Irak, más de 300 mujeres participaron en una carrera de 900 metros en una avenida importante. Angela Merkel, consideró que aún queda mucho por hacer “para que las mujeres tengan los mismos derechos, y también nuevas tareas para los hombres”, en medio de las marchas en Alemania.

El New York Times reparó una injusticia al publicar la necrología de 15 mujeres famosas sobre las cuales no difundió nada cuando su muerte.

La novelista británica Charlotte Brontë (1855), la poeta estadounidense Sylvia Plath (1963) o la fotógrafa Diane Arbus (1971) hacen parte de las famosas olvidadas por el diario. En Buenos Aires, Argentina, se calculan más de quinientas mil personas que marcharon desde Congreso hasta Plaza de Mayo. Y también las dominicanas marchamos el domingo 11, y llenamos la ruta del Parque Independencia a la Plaza España.

Las consignas: “Paramos para cambiarlo todo”, “Si las mujeres paramos, se para el mundo”, “Vivas, libres y unidas por la igualad”, “Por el derecho a decidir nos queremos vivas, libres y sin miedo”, “Respeto para los derechos, la autonomía y por un Estado laico”, “Dignidad, Justicia y Derechos para todas”, “El futuro es Feminista”, “No nos detendremos contra el sistema patriarcal, capitalista y colonial”, “Por el derecho y empoderamiento de las mujeres”, “Sin las mujeres los derechos no son humanos”, “Por los derechos de las mujeres del campo”, “Por la dignidad y los derechos de las mujeres”, “Por el derecho a la vida, salud sexual y salud reproductiva”, “Dignidad, Justicia y derechos para todas”, “La discriminación y el racismo no nos permiten disfrutar nuestros derechos como mujeres”, “Demandamos políticas que garanticen la salud y la vida de las mujeres”, “Todo para todas”, y un gran etcétera!.

Este marzo, se vivió en el mundo y también en el país, un feminismo renacido y naciente, jóvenes y adultas mayores, nos hablan de fuerza, y no nos equivoquemos, porque el dolor de las injusticias termina rompiendo los más fuertes tabiques.

Este marzo, millones de mujeres en más de 70 países de todo el mundo, junto a las dominicanas, gritamos en todas las lenguas “si nuestras vidas no vale, prepárense para producir sin nosotras”.

Estamos cansadas del engaño del poder androcéntrico, manipulador, doble moral y sin remordimiento. Si no hay justicia, las mujeres tendremos que crearla!