Muere joven en medio de protestas en Venezuela

Muere joven en medio de protestas en Venezuela


CARACAS, VENEZUELA, (AP).- Decenas de miles de opositores marcharon el miércoles por las calles de Caracas para protestar contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en una de las mayores movilizaciones que dejó a un joven muerto en medio de diversas confrontaciones con las fuerzas de seguridad.

Muere joven en medio de protestas en Venezuela 1En una jornada en la que partidarios de Maduro también salieron a la calle para mostrar su respaldo al gobierno, la guardia nacional lanzó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a miembros de la oposición que intentaron sin éxito llegar desde distintos puntos de la ciudad hasta la sede de la Defensoría del Pueblo.

En una de las confrontaciones Carlos José Moreno, de 17 años, recibió un tiro en la cabeza y horas después falleció en el hospital, con lo cual se elevó a seis la cifra de muertos en las protestas de las últimas dos semanas en Venezuela.

El director del Hospital de Clínicas de Caracas, Miguel Salomón, informó a The Associated Press que el joven falleció tras ser sometido a una cirugía para extirparle el proyectil que había recibido cerca de las manifestaciones en la capital venezolana.

Melvin Sojo, quien fue criado como un hermano del joven, dijo a la AP que Moreno regresaba a su casa después de un juego de fútbol cuando presuntamente se vio en medio de una manifestación de partidarios del gobierno y luego fue herido por algunos de ellos, aunque esa afirmación no pudo ser confirmada de inmediato con las autoridades.

En Washington, el viceministro para América del Norte y embajador ante la Organización de Estados Americanos, Samuel Moncada, dijo que el ataque al joven no ocurrió durante una manifestación sino en un acto delictivo del que no dio más detalles. Criticó que “esa tragedia pretenda ser usada en asuntos políticos y para magnificar la crisis venezolana”.

Portando banderas venezolanas y camisetas blancas, los opositores se movilizaron desde la mañana por distintos puntos de Caracas, donde cientos de policías y guardias nacionales con equipos antimotines y tanquetas estaban apostados y resguardaban tanto avenidas como las sedes del Ministerio de Relaciones Interiores y la Defensoría del Pueblo. Además, una veintena de estaciones del metro fueron cerradas por seguridad.

Los partidarios del mandatario venezolano también salieron a las calles. Al ritmo de música folclórica y salsa decenas de miles de empleados públicos y seguidores del gobierno, vestidos con camisetas rojas, tomaron las principales avenidas del oeste y centro de la ciudad en apoyo a Maduro.

“Tenemos que defender nuestra patria, defender la paz y defender a nuestro presidente Nicolás Maduro”, dijo Mariluz Soteldo, de 55 años, mientras marchaba por una avenida del centro de la ciudad.

Maduro acusó la noche del martes a sus adversarios de promover un golpe de Estado y señaló a Estados Unidos, sin presentar pruebas, de tratar de “asaltar el poder político en Venezuela”.

Tras anunciar que algunos militares y civiles fueron detenidos por su supuesta vinculación con un complot, el mandatario dijo que activó un plan militar pero no ofreció detalles de la operación. Durante sus cuatro años de mandato Maduro ha denunciado más de una docena de complots.

La activación del plan militar fue rechazada por organizaciones humanitarias y opositores que señalaron a Maduro de tratar de intimidar a sus adversarios y amenazar a la población con “represión militar” para frenar las manifestaciones que en las últimas tres semanas han dejado, además de los muertos, varias decenas de heridos y 241 detenidos.

La situación en Venezuela ha generado preocupación entre varios gobiernos, incluido el de Estados Unidos, que exhortaron a Caracas a que garantice la realización de movilizaciones pacíficas y han pedido a los opositores no promover acciones violentas.

Al rechazar la activación del plan militar, el dirigente y excandidato presidencial Henrique Capriles dijo la noche del martes que la oposición responderá marchando pacíficamente para enfrentar el “autogolpe” que aseguró que dio Maduro a fines de marzo luego de dos sentencias en las que el Tribunal Supremo de Justicia asumió los poderes de la Asamblea Nacional y limitó la inmunidad de los legisladores. Aunque los fallos fueron revertidos no han cesado las protestas contra el gobierno.

Capriles dijo que la oposición mantendrá su presión para que se convoquen elecciones generales, se abra un canal humanitario para recibir alimentos y medicinas y se libere a los presos políticos.

En medio de la creciente tensión política Maduro anunció a inicios de semana que aumentará a 500.000 el número de civiles uniformados y que le entregará a cada uno un fusil, decisión que generó preocupación entre algunos gobiernos y entes internacionales.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo el miércoles en su cuenta de Twitter que instruyó a su canciller para que pida al secretario general de la ONU poner atención sobre la “preocupante militarización de la sociedad venezolana”.

Publicidad