Mueren tres choque yipeta con un motor

http://img1.elnacional.com.do/image/article/155/209x400/0/8B0A8EA6-FBE8-4AFF-BCCD-2558389F1D0F.jpeg


HIGÜEY.   Tres personas resultaron muertas, una de ellas quemada, al ocurrir un choque entre una yipeta y una motocicleta en el kilómetro 1 de la carretera Higüey-Yuma, en     la madrugada de hoy.

Los fallecidos son el chofer Oyendy Amaury Guerrero de la Rosa, de 29 años de edad, residente en la calle Amor  del sector Brisas del Llano; Ramón Antonio Cedano, de 55 años, obrero  residente en el paraje El Rancho; y una mujer   no identificada.

El hecho ocurrió a las 4 de la mañana de hoy en el kilómetro 1 de la citada vía, cerca del Centro Universitario Regional del Este (CURE), cuando la yipeta   Toyota, color negro, placa Z001811, conducida por Guerrero de la Rosa, chocó con la motocicleta Suzuki que manejaba Cedano y que llevaba como pasajera a la mujer hasta ahora no identificada.

Guerrero de la Rosa falleció a consecuencia de politraumatismo y quemaduras en todo el cuerpo, ya que la yipeta luego de chocar la motocicleta se estrelló contra una mata de caoba, la que arrancó de cuajo  y posteriormente se incendió.

Por su parte, el obrero Ramón Antonio Cedano recibió traumatismos severos al igual que la mujer que viajaba en la parte trasera de la motocicleta, quienes fueron lanzados por el aire.

La mujer vestía una falda  marrón, blusa negra y zapatillas azules y su cadáver se encuentra depositado en la morgue del hospital Nuestra Señora de la Altagracia en espera de ser identificada por sus familiares.

Se dijo que Guerrero de la Rosa se dedicaba a vender  comestibles a los hoteles de la zona turística de Bávaro-Punta Cana y que dejó en la orfandad a dos niños menores, de nombres Oyeidi y Oyenli, de 2 y 7 años, respectivamente.

La yipeta quedó totalmente convertida en chatarra y se necesitó la intervención del equipo de rescate del Cuerpo de Bomberos para sacar el cadáver del conductor de la misma.

UN APUNTE

La frecuencia de los accidentes de tránsito preocupa a la población y a las autoridades, en vista de que se han convertido en un grave problema de salud pública en la República Dominicana. La imprudencia de los productores es la causa principal de los accidentes en los que cada año mueren cientos de personas, en la capital y el interior del país. La población exige a las autoridades mayores medidas preventivas ante esta esa situación, entre ellas, el aumento del número de agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET) que cuestodian el tránsito de vehículos.

Publicidad