Pichardo dice primarias abiertas tienen fin político que atenta contra la institucionalidad

Manolo Pichardo


Santo Domingo.- El dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Manolo Pichardo, se quejó este jueves de que sectores del Gobierno hayan iniciado una ofensiva para crear una corriente de opinión favorable a que en el proyecto de ley de partidos políticos que se conoce en el Congreso, se introduzca la obligatoriedad de celebración de primarias abiertas.

Lamentó que se aspire a esto, aun sabiéndose que una disposición como esta viola la constitución de la República y atenta contra la existencia de estas formaciones.

“Recurrir a malabares jurídicos que se amparan en retorcidas interpretaciones de aparente orden legal, pero que persiguen un fin político, no hacen más que resquebrajar la institucionalidad democrática, rescatada luego del Pacto por la Democracia a que arribaron los partidos tras la crisis postelectoral de 1994 y que comenzó a debilitarse con el parche constitucional del 2015 que impuso la reelección presidencial sobre la base del poder perverso del Estado”, aseguró en un comunicado.

Para Pichardo, que preside la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), tomarse la Constitución y las leyes como un juego para satisfacer necesidades coyunturales de individuos o grupos de poder que temen perder sus negocios o privilegios, es un atentado contra la seguridad jurídica que, de perderse, arrastraría desconfianza en los inversores y, como consecuencia, deterioro económico que devendrían en crispación social y crisis política que pasaría factura a los que la provocaron.

El expresidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen) llamó la atención sobe la violación de los pactos sociales y advirtió que la crisis política por la que está atravesando Honduras podría ponerse como espejo para lo que sucedería en el país si se insiste en seguir reduciendo a papeles de desechos la Constitución y las leyes, además de “pretender que los partidos se conviertan en conglomerados amorfos donde se aglutinarían toda suertes de personajes que vendrían a acentuar el desprecio por la militancia, el mérito, las ideas y la propia razón de ser de los partidos”.

Publicidad