Radar



A Venezuela

Vuelve tensión

 

El Gobierno y la oposición en Venezuela han vuelto a la confrontación. Fracturado el acuerdo con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a que había llegado gracias a la mediación del Vaticano, el Gobierno decidió mover sus piezas con la designación del exgobernador de Aragua, Tareck El Aissami, como segundo del presidente Nicolás Maduro.

El nombramiento también ha dado de que hablar habida cuenta de que el vicemandatario ha sido relacionado por la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, con el cártel de los Soles.

Pero la oposición, que controla el Parlamento, subió la apuesta al declarar extinguida la gestión de Maduro por supuesto abandono del cargo.

Al margen del mensaje que puede entrañar el caso de El Aissami, la bancada oficialista ha apelado al Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el Gobierno, para que anule el nuevo bufete directivo del Parlamento.

Tan tenso ha vuelto a ponerse el panorama que el expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, ha vuelto a Venezuela para tratar de mediar en el conflicto.

Con ese ambiente volver al diálogo se torna escabroso. El Papa ha ayudado a poner fin a conflictos históricos, pero en el caso de Venezuela la tarea parece un milagro.

Publicidad