Radar



Apetecen cueva

Carroñeros

 

La Cueva de las Maravillas, localizada en el kilómetro 16 de la autovía del Este, de San Pedro de Macorís, no es solo un gran atractivo turístico, sino histórico. Con una superficie de 4.5 kilómetros cuadrados el espacio, visitado por estudiantes y turistas nacionales y extranjeros es desde 1997 parque nacional

. Esa maravilla, que se encuentra a 25 metros bajo tierra, denominada hasta 1949 Cueva Jagual, tiene entre sus atractivos pinturas antiguas realizadas por los taínos. Los estudios indican que en la caverna hay 10 grabados sobre roca y unas 472 pinturas sobre las paredes, muchas con rostro humano y de animales. Además de la galería pictográfica, otros de sus atractivos son el espejo del agua, el gran panel y una flora de cerca de 50 especies.

Pero esa belleza de gran valor histórico está hoy en la mira de carroñeros que maniobran para arrebatársela al patronato que la ha administrado y cuidado como un patrimonio nacional. La condición de que los terrenos son del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) es lo que ha impulsado la siniestra codicia de desaprensivos que buscan a través de presiones e influencia adueñarse de la caverna.

El alerta que ha dado el patronato debería dar pie a un amplio movimiento social para evitar que la nación sea despojada de un patrimonio tan valioso y hermoso como la Cueva de las Maravillas. Bajo ninguna circunstancia se puede tolerar el atentado histórico que se ha denunciado contra la caverna, que si hoy existe ha sido gracias al patronato que la regentea.