TE ENTERASTE



Los atletas merecen una vivienda

La dignidad no consiste en nuestros honores sino en el reconocimiento de merecer lo que tenemos.”
Aristóteles
“Cada uno merece ser apreciado por lo que hace, no por lo que dicen de él.”
Píndaro

 

Los atletas dominicanos que participaron en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, realizaron una excelente actuación al conseguir 107 medallas.

Su actuación recibió los elogios de reputados técnicos internacionales y nacionales que destacaron la gran labor de los atletas del país.

La mayoría de los medallistas de oro, plata y bronce no tienen viviendas.
Y eso hay que resolverlo.
En otras naciones, los atletas son tratados como verdaderos héroes.

Hanoi

La amiga Hanoi Sánchez, alcaldesa de San Juan de la Maguana, con una actitud muy loable, digna y humana donó títulos de terrenos a Moisés Hernández, medalla de oro en taekwondo; Karina Diaz, plata en karate y Lewis Medina, oro en judo.

La decisión de Hanoi, que contó con la aprobación de la Sala Capitular de San Juan de la Maguana, se hizo para que en esos terrenos se puedan construir viviendas para esos tres grandes atletas nativos de esa ciudad del Sur.

Mayobanex
El ingeniero Mayobanex Escoto, director del Invi, anunció que a los atletas ganadores de medallas que consigan terrenos, la institución que dirige le construirá casas, por una disposición del presidente Danilo Medina.

La decisión de Mayobanex hizo que los atletas brincaran de sus asientos al escuchar el anuncio que realizó cuando el Ministerio de Deportes le hizo un homenaje a los medallistas de Barranquilla.

Sanjuaneros

Son cientos de sanjuaneros que tienen buenas posiciones económicas que deberían unirse al Invi para ayudar en las construcciones de las viviendas.
De igual manera, podrían donar a esos atletas las neveras, estufas, los comedores, los juegos de sala y habitación.

Estrellas

Moisés, Karina y Lewis son tres grandes atletas que vencieron a campeones mundiales.
Se fajaron en Barranquilla a representar dignamente la patria.
Y merecen lo mejor.

Soy partidario de que esos muchachos tengan un lugar adecuado donde puedan residir cómodamente.
Ese es el deber.

Hasta mañana, si Dios quiere, dominicanos