Tribunal inicia lectura sentencia contra Quevedo y supuesta red de sicariato

Quevedo22


SANTO DOMINGO.- A tres años y 15 días de un proceso que conllevó más de 100 audiencias, el Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Nacional inició esta mañana la lectura de la sentencia contra la supuesta red de sicariato dirigida por el exregidor de Pedro Brand, Ericson de los Santos Solís, y que involucra al  presidente de Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin), Arsenio Quevedo y a otros tres imputados.

El Ministerio Público pidió penas de 30 años  de prisión por autoría en asesinato contra De los Santos Solís, el exraso de la Policía Amaury Cabrera Martínez; el excoronel Cristino Batista Roa y Danilo Octavio Reynoso, en tanto que  para Quevedo solicitó 20 años por complicidad en asesinato.

El caso inició en los tribunales el 30 de enero del 2015, cuando el Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional impuso medida de coerción contra Cabrera Martínez. En febrero de ese mismo año se impuso prisión contra el exregidor y en noviembre del 2015 a Quevedo y a Reynoso.

El tribunal, presidido por la jueza Yissell Bienvenida Soto Peña e integrado además por Clara Subeyda Castillo Castillo y Leticia Martínez Noboa, ha celebrado 35 audiencia en el juicio de fondo.

En la  fase preliminar se conocieron 28; en fondo 35 audiencia; en revisión de medidas de coerción, siete; en caso complejo,  28 audiencias y en coerción ocho.

El grupo está acusado de la muerte de los chóferes Ángel Javier, Overny Guerrero y Mateo de Jesús Nieves, en dos hechos ocurridos el 14 y el 17 de enero del 2015.

La fase preliminar estuvo matizada por los constantes incidentes presentados en su mayoría por la parte acusada.

En octubre del 2015, la jueza de la Cuarta Sala Penal del Distrito Nacional, Awilda Reyes, otorgó la libertad a De los Santos mediante Habeas Corpus, lo que llevó a ser encartada por prevaricación.

El proceso a los supuestos sicarios es uno de los más prolongados que se ha celebrado en el país, y en cada audiencia decenas de chóferes se apostaron en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva a pedir justicia.