Un millón va al desfile de los Warriors



OAKLAND, AP.- Por segundo año consecutivo, una multitud de fanáticos de Golden State Warriors asistió a un desfile de la victoria para celebrar a un equipo que algunos llaman una dinastía de la NBA.

Cientos de miles de admiradores en oro y azul y con carteles que decían “Dinastía” y “Campeones espalda contra espalda” ondearon desde detrás de las barreras instaladas a lo largo de la ruta en el centro de Oakland, California, mientras los Warriors paseaban en autobús de doble piso sin techo.
Stephen Curry, el MVP de las finales de la NBA Kevin Durant y el resto de los Warriors, quienes ganaron su tercer título en cuatro años la semana pasada, se turnaron para mostrarle el Trofeo Larry O’Brien a la multitud rugiente, que según funcionarios podría alcanzar hasta 1 millón de fanáticos.

Los oficiales habían prometido un desfile “interactivo” con algunos fanáticos capaces de hacer preguntas a los jugadores y pantallas de televisión gigantes para que la multitud los viera y escuchara sus respuestas a medida que avanzaban en la ruta. Pero no había pantallas y cuando Klay Thompson usó un megáfono para saludar, su saludo fue ahogado por la multitud que lo aclamaba.

Curry pudo conectarse de una manera diferente cuando abrió una botella de champaña, la sacudió y roció a la multitud con ella. Bajó brevemente del autobús y se acercó a los fanáticos, les arrojó camisetas y luego levantó el trofeo mientras decenas de cámaras lo rodeaban.

Curry llevaba un gran sombrero para el sol y debajo una gorra de béisbol “RUN TMC” en honor a Tim Hardaway, Mitch Richmond y Chris Mullin, los homónimos de los equipos de Warriors entrenados por Don Nelson durante las temporadas 1989-90 y 1990-91.

UN APUNTE

Habla Curry

“Nunca imaginamos que tendríamos un desfile, mucho menos dos y ahora tres”, dijo Curry durante una breve entrevista en vivo antes de que comenzara el desfile. “¡Pero esto es para ustedes, chicos! Vamos a tratar de ponernos codiciosos e ir a buscar algo más”.