VIDEO: Sospechoso de cuádruple crimen habría también violado las niñas y dormido en la casa con los cadáveres



sospechoso111

SANTO DOMINGO.- Al sospechoso del asesinato de su pareja y de sus tres hijastros, Víctor Alexander Portorreal Mendoza, no le bastó con cometer el cuádruple crimen, sino que su saña lo llevó además a violar a las dos niñas, pasear luego todo el día con el niño, pernoctar en la casa con los tres cadáveres y después ahocar también al varoncito.

La inquina con la que actúo Portorreal Mendoza ha dejado consternada y desorientada a la sociedad dominicana, al punto que en las redes sociales múltiples personas han expresado que ni con la muerte este “hombre” pagaría todo el daño que ha hecho.

Ante el horrendo cuádruple asesinato, el director de la Policía Nacional, mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte, tuvo que intervenir públicamente en una rueda de prensa para ofrecer personalmente los detalles del hecho y de las investigaciones que realiza la institución.

Los cadáveres de Reina Isabel Encarnación Morales, de 32 años, y de sus hijos Daniela Encarnación, de 13 años; Rahamín Encarnación, de 11 y Ángela Encarnación, de 6 años, fueron hallado muertos y en avanzado estado de descomposición ayer, jueves, en una vivienda del callejón Manzueta, en el kilómetro 8 de la carretera Sánchez, en el sector El Cacique,  Distrito Nacional.

En el lugar de los homicidios, la Policía Científica colectó una sevillana ensangrentada de tres pulgadas de largo con la empuñadura de color negro, un teléfono celular blanco y una camiseta blanca, manga larga con manchas de sangre.

El médico legista certificó que Encarnación Morales murió a causa de múltiples heridas cortos penetrantes; su hijo Rahamín por ahorcadura, mientras que las niñas de Daniela y Ángela murieron por causas aún por determinar por el Instituto Nacional de Patología Forense.

La Policía informó, también en un comunicado de prensa,  que de acuerdo a un análisis del perfil de Portorreal Mendoza en la red social de Facebook, éste tiene un comportamiento de metálico, rockero y satanista, y aparece asociado a dos organizaciones denominadas “Luchando por el Rock”  y “El Heavy Metal Dominicano”.

La Policía explicó además que Portorreal Mendoza conducía una motocicleta negra de alto cilindraje, vestía de negro, con chaqueta del mismo color, botas negras altas con hebillas, el pelo largo, uñas pintadas de negro, varias pulseras en las muñecas y varios piercing en las orejas.