Voces y ecos



Gentilicios y apellidos

 

Por su entronque etimológico con la palabra gente, el gentilicio ha servido para identificar a las personas y ubicarlas en su origen, lo cual es parte sustancial de la identidad del individuo. Una de las acepciones registradas en el Diccionario para el vocablo gentilicio es “Perteneciente o relativo a las gentes o naciones”.

A falta de apellidos, sabios y santos de la antigüedad son recordados por sus lugares de nacimiento: Jesús de Nazaret, Heráclito de Éfeso, Sócrates de Alopece, Tomás de Aquino, Agustín de Hipona, Pitágoras de Samos. Filósofos actuales suelen referirse a Aristóteles como el Estagirita, porque nació en Estagira, Grecia, 384 años antes de Cristo.

Los gentilicios se cuentan entre los factores que han servido para formar apellidos. Llevamos esos apellidos o los citamos porque corresponden a amigos, los líderes, nuestro médico, nuestro escritor favorito, pero no siempre advertimos que este término denota relación con un lugar geográfico.

Por ejemplo, Navarro es el gentilicio de Navarra, comunidad española. Avilés (de Ávila), Soriano (natural de Soria, España), Toledano (de Toledo), Segoviano (natural de Segovia, España), Sevillano (de Sevilla), Zamorano (de Zamora, provincia de España), Cordobés (de Córdoba), Castellano (natural de Castilla).

De la cultura hispánica proceden también Vizcaíno (natural de Vizcaya), Gallegos (de Galicia, comunidad autónoma de España), Canario (de Canaria). El apellido Catalán, que llevó el lingüista Diego Catalán, recuerda a los habitantes de Cataluña, mientras Bejarano alude a los nacidos en Béjar, Salamanca.

Serrano es un gentilicio común aplicable a personas y cosas procedentes de la sierra, pero Cartagena debió originarse en el nombre Cartago, antigua ciudad en el norte de África, conquistada por los romanos. Cartagena, palabra derivada, es apellido y nombre de algunas ciudades (España y Colombia) cuyo gentilicio viene a ser cartagenero.

Gentilicios italianos han propiciado apellidos hispanos: Romano (de Roma), Milanés (de Milán, aunque Pablo Milanés sea de Cuba), Florentino (de Florencia), Toscano (de Toscana). Conozco este apellido en Nicolás Toscano Liria, intelectual sevillano, miembro numerario de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

Los nombres de países, con sus gentilicios, han originado apellidos tales como Ítalo (de Italia), Macedonio (de Macedonia, reino de la Antigua Grecia), Alemán (de Alemania), Germán (relativo a Alemania), Español (de España). Tres apellidos hacen referencia a Francia y su gentilicio: Francés, Franco y Gala.

Checo se les llama a los naturales de la República Checa, en Europa Central, checo es su idioma y Checo es el segundo apellido del historiador dominicano José Chez Checo. Los gentilicios tienen su enjundia.