Washington viaja al mundo de García Márquez con una ópera en español



WASHINGTON, 18 Set 2014 AFP. – El realismo mágico del escritor colombiano Gabriel García Márquez llega convertido en ópera al Kennedy Center de Washington con “Florencia en el Amazonas”, la primera cantada en español en el prestigioso centro artístico ávido del público latino. La obra, del fallecido compositor mexicano Daniel Catán, se presentará de manos de la Washington National Opera (WNO) por primera vez en la capital estadounidense, en cinco funciones a partir de este sábado, casi 20 años después de su estreno en la Houston Grand Opera.

Catán quería que García Márquez imprimiera su prosa en la ópera, pero aunque el renombrado escritor dio gustoso su bendición al proyecto, prefirió que fuese una de sus pupilas, la mexicana Marcela Fuentes-Berain, la autora del libreto.

Para Francesca Zambello, que trabajó en aquella producción y es ahora directora artística de la WNO -un cargo que otrora ocupó el tenor español Plácido Domingo- la ópera es un lenguaje ideal para transformar el mundo del “Gabo”, quien falleció el pasado abril a los 87 años.

“Le encantó la idea de una ópera porque entendió que la ópera era como el realismo mágico, no es real que las personas canten y la ópera usualmente tiene muchos elementos de fantasía, pero pasiones y emociones reales”, dijo Zambello en entrevista a la AFP, rememorando conversaciones de hace dos décadas con el escritor en Cartagena. Aunque no es una adaptación estricta de las obras garciamarquianas, “Florencia en el Amazonas” toma elementos de “El amor en los tiempos del cólera”, una de sus novelas más populares, explicó la directora.

De regreso a su Brasil natal, la diva internacional de la ópera Florencia Grimaldi, interpretada por la soprano Christine Goerke (ganadora de un Grammy), viaja en un bote por el Amazonas rumbo a Manaos, donde ofrecerá un gran concierto. Pero la artista, de incógnito a bordo, en realidad busca a su amor perdido Cristóbal, que años atrás se internó en la selva para cazar mariposas sin dejar rastro.

A lo largo de un viaje físico y a la vez espiritual, Florencia y los demás pasajeros encuentran “la redención de uno mismo a través del amor, algo que está en muchas de las obras de García Márquez”, señaló Zambello. “Para él el amor es algo oscuro y bello, y esta pieza lo expresa”, agregó la directora, que acumula tres décadas de trayectoria en la ópera y el teatro en Estados Unidos y Europa.

El español en la ópera: pasional y poético

“Florencia en el mar”, la primera ópera en español comisionada por una compañía estadounidense cuando se estrenó por primera vez hace dos décadas, lleva ahora a Washington el segundo idioma más hablado en el país, un factor que para Zambello tiene implicaciones artísticas y sociales. Los intérpretes, en su mayoría anglosajones y acostumbrados al italiano y alemán de las óperas clásicas, recibieron ayuda en el español suramericano de Carlos Rodríguez, un entrenador de dicción venezolano. Para la directora, el español es fabuloso porque mezcla la fluidez del italiano con las paradas bruscas del alemán. “Es un idioma muy pasional y el libreto es muy poético, así que todo el mundo quiere cantar” en español, afirmó.

Pero el español en Washington roza también temas como inmigración y el auge de los más de 50 millones de latinos en Estados Unidos, y aunque “Florencia en el Amazonas” no es una obra política, la directora de la WNO espera atraer al público hispano, que, según reconoce, ha sido esquivo a la sala de ópera carmesí del Kennedy Center. “Pienso que es importante que escuchemos música cantada en español que no sea zarzuela, esto es un nivel más alto, más cultural”, subrayó. “Es importante porque el español es un importante idioma estadounidense ahora”, añadió.

Efectos especiales

La obra, aun contemporánea para los cánones de la ópera, abre la temporada otoñal de la WNO, que en noviembre presentará el clásico de Giacomo Puccini “La Boheme” y la moderna “El Principito” para las fiestas navideñas. A dos décadas de su estreno y tras dar vueltas por Los Ángeles, México y Bogotá, “Florencia en el Amazonas”, incorpora nueva tecnología en el escenario del Kennedy Center, escenificada en el gigantesco bote por donde transcurre la historia. Modernos efectos visuales también se emplean para recrear el ambiente y el clima de la selva y representar los espíritus y el “dios río”, en sí mismo un personaje. “Es muy evocadora, muy sexy”, resume Zambello. AFP

Síguenos en nuestro canal de videos:
Publicidad