$160 millones de pesos se juegan cada día en el país

1_Actualidad_30_8,p01


toMÁS VIDAL RODRÍGUEZ

tomasv63@hotmail.com

El juego de loterías genera cada día más de 160 millones de pesos, de los cuales la Lotería Nacional maneja menos del 1%, debido a la falta de controles y la forma irregular con que operan miles de bancas de apuestas en todo el país.

El desorden en el negocio de las loterías se multiplicó a partir del 2011, después que la Lotería Nacional fue despojada de la regulación de las bancas y el Gobierno transfirió esas facultades a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), mediante la Ley 139-11, “pero la DGII no posee estructura para supervisar y por eso sigue el negocio de las bancas ilegales”, dijo el director comercial de la Lotería Nacional, licenciado Tiburcio Perdomo.

Según los registros de la Lotería Nacional, en el país existen más de 40,000 bancas de apuestas de lotería, pero el 50% opera de manera ilegal por lo que el Estado deja de percibir por más de 720 millones de pesos anualmente. En la actualidad la Dirección de Impuestos Internos solo tiene registradas 28,144 bancas y pagan impuestos 20,000, pero la proliferación de bancas crece en todos los campos, sin importar los niveles de pobreza de sus residentes y en las ciudades están en todas las esquinas, entre dos y cinco localizadas a pocos metros.

La esperanza de los pobres por logar un golpe de suerte que cambie su vida si logran el premio siempre está presente en cada jugador. Es el caso de Cristino Mendoza González, maestro constructor, quien después de realizar una jugada en una banca del consorcio HS en la calle Cuarta de los Mameyes, en Santo Domingo Este, narró que tiene varios años jugando el palé 14-31 invirtiendo 50, 100 y 150 pesos diarios, pero todavía no ha sido agraciado y tampoco tiene contabilizado cuánto ha perdido, porque no está pensando en eso.

En ocasiones también apuesta a la pelota de aquí y las Grandes Ligas, en Estados Unidos, que empieza este domingo.

El licenciado Perdomo, quien además es presidente de la Junta Superior de Control de la Lotería Nacional, admitió que esta institución “no tiene control del juego de lotería y perdió su espacio en la población, situación que ha dado lugar a que sólo controle un 0.8% del mercado y el sector privado administra el 99.02%”.

Dijo que la mayor actividad del juego está bajo en control de Leidsa, con más de 16 años operando, Loteka y Loto Real, con dos sorteos diarios a las 1:45 de la tarde y las 9:00 de la noche y decenas de consorcios de bancas a nivel nacional, pero afirmó que los sorteos son confiables. Estas empresas mueven diariamente 77 millones de pesos, según el ejecutivo de la Lotería.

Al entrar en vigencia la Ley 139-11, el 24 de junio de 2011, la Lotería Nacional tenía registradas 30,000 bancas de apuestas y cobraba 9,000 pesos cada cuatrimestre para un monto total de RD$1,080 millones de pesos, dijo Perdomo quien calificó la Ley 139-11, como un fracaso, no solo para la Lotería Nacional, sino para el Estado, porque antes la Lotería recibía 1,150 millones por concepto de pago de impuesto, dinero que se utilizaba el 30 por ciento en obras de bien social y ahora no está llegando nada en ese sentido.

Debido a la merma en las recaudaciones se han reducido los programas de asistencia sociales de remodelación de viviendas y otros servicios que brindaban a los sectores más humildes, lamentó el funcionario.

“Pero en definitiva todo esto ha traído como resultado que al jugador nadie lo ampara, porque quien debía hacerlo es la Lotería, pero ahora con la aplicación de esta ley nadie lo protege”, concluyó el licenciado Perdomo.

Billetero

El billetero Pedro Julio Díaz, desde su puesto de venta en la explanada de la Lotería, en el Centro de los Héroes, admitió que el negocio de las ventas de billetes ha disminuido considerablemente, por la proliferación de diferentes juegos que ofertan las bancas paralelos al juego de billetes y quinielas.

El negocio de la venta de billetes se ha reducido también porque muchas veces una persona resulta agraciada con un premio y tienen muchas dificultades para cobrar su dinero, situación que hace mucho daño al negocio de billetes y quinielas, por lo que recomendó al administrar de la Lotería Nacional, José Francisco Peña Tavárez, buscar una salida a la crisis, porque todavía del negocio viven 11 mil billeteros a nivel nacional y es necesario mejorar los niveles de ofertas para que la población se sienta más confiada y vuelva a jugar billetes y quinielas.

Jugador agraciado

El mecánico Pedro Ureña, confirmó que hace ocho meses resultó agraciado con un premio de 10 millones de pesos de la loto Leidsa situación que le cambió la vida, porque ahora vive mejor, pero aclaró que en ningún momento ha dejado de trabajar y por el contrario ahora lo hace desde las 8:00 de la mañana hasta las 7:00 y 8:00 de la noche en su taller de mecánica.

Recomendó a los jugadores de loto tener mucho comedimiento, porque para lograr el premio es un golpe de suerte, “yo no soy jugador, porque aquí hay más de 10 loterías”.

Dijo que mantiene su taller localizado en la calle Rafael J. Castillo, del ensanche La Fe, del Distrito, donde trabaja desde antes de resultar agraciado con el premio, vendiendo y arreglando vehículos versión europea con siete empleados, expresó que tiene como norma reparar entre 12 y 15 carros cada semana y estudia la posibilidad en cuáles áreas económica podría realizar inversiones.

Reiteró una y otra vez que “ese dinero en nada me impide que yo trabaje, yo estoy de mecánico desde 1987 y debo seguir fortaleciendo esta actividad”.