Amed Rosario prospecto dominicano firma  por un millón 750 mil dólares



http://img1.elnacional.com.do/image/article/238/209x400/0/6AAC4A77-25D1-4DAD-8D60-8605EAADADC2.jpeg

 Los Mets de Nueva York  materializaron esta mañana la firma del  prospecto dominicano Amed Rosario por un bono de un millón setecientos mil dólares, al iniciarse las contrataciones de novatos que en el proceso de firmas se conoce como Julio 2.

Rosario, un torpedero de 16 años y una estatura de 6-2 y  171 libras,  de grandes habilidades y un bateo de poder que rompe los parámetros, era la figura principal de su posición del proceso que arrancó esta mañana y donde se espera pasen al profesionalismo talentosos jóvenes.

Amed Rosario nació el  20 de noviembre de 1995, en la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, reside en la populosa barriada de Los Mameyes y se formó en las pequeñas ligas en la Liga La Javilla.

Es hijo del abogado Germán Abab Rosario Diloné, nativo de Jarabacoa, y la licenciada en administración de empresas Nery Altagracia Valdez Ovalles.

Es el único varón de cuatro hermanos, Zulima, Yanitza, Germán Amed y Aniana, la menor de todos. Algunos equipos estuvieron hasta el último momento en la disputa por lograr los servicios de Amed Rosario, como los Atléticos de Oakland, Tampa Bay, Rangers de Texas, pero finalmente los Mets lograron quedarse con el dominicano.

Su padre, Germán Abad, un fiebrú del fútbol, el cual lo practicó en su natal Jarabacoa,  donde realizó sus estudios primarios y secundarios con los salesianos,  inició lanzándole pelotas a su hijo cuando apenas tenía un año y medio de vida.

Pronto se dio cuenta del entusiasmo del niño por el béisbol, pero nunca imaginó que el pequeño podría desarrollar las habilidades que hoy muestra.

“Yo jugué fútbol para conseguir una beca y estudiar en la universidad, pero en verdad me gustaba el béisbol que también lo jugaba, pero fue en el fútbol donde me desarrolle”, dijo Germán Abab, quien logró el título de licenciado en derecho en la Universidad Pedro Henríquez Ureña.

“Me entusiasmé por la forma que practicaba y un día  un amigo de la familia, que su hijo jugaba en la liga La Javilla, me habló de esa posibilidad y llevamos a Germán Amed  a esa Liga”, relata Germán Abad de cómo lo inscribió en la mencionada institución.

“Es mi hijo y como es natural lo conozco totalmente en lo que es su juego y como se desempeña, que le molesta y hasta cuando algo trastorna su juego”, reveló Germán Abad.

John Carmona, director de la academia JC donde se forjó Amed, dice que el joven “nació para jugar béisbol”.