Béisbol

Amed Rosario supera a Tatis y Marte

Amed Rosario supera a Tatis y Marte

Amed Rosario al momento de conectar su cuarto hit

CLEVELAND.- Cuando Amed Rosario rodeó las bases después de su jonrón en la tercera entrada, su segundo hit del día, todo el dugout gritaba «tres».

Los compañeros de equipo de Rosario han aprendido que si tiene dos hits en su haber en un juego, probablemente conseguirá un tercero. Y no se equivocaron. Por sexta vez en esta temporada, Rosario logró un juego de cuatro hits en la victoria 8-3 del lunes por la tarde sobre los Reales en el último juego de la Tribu de 2021 en Progressive Field. Sus seis partidos con al menos cuatro hits son los más en las Grandes Ligas, por delante de Fernando Tatís Jr. y Starling Marte, quienes ingresaron al día con cinco.

«No sé cómo explicar eso», dijo Rosario a través del intérprete del equipo Agustín Rivero. “Siento que simplemente juego el juego. Tomo cada turno al bate por lo que es. Si tengo un buen turno al bate, salgo positivo para el siguiente. Si no tengo un buen turno, al siguiente, subo con la misma actitud positiva».

Rosario ha sido todo y más de lo que los Indios podrían haber pedido, y el campo corto no muestra signos de desaceleración en la última semana de la temporada regular. Sus seis juegos con al menos cuatro hits están empatados en la cuarta mayor cantidad en una temporada en la historia del club (Earl Averill tuvo la mayor cantidad con ocho) y los 37 juegos de múltiples hits de Rosario están empatados con José Ramírez por la mayor cantidad de un bateador de los Indios esta temporada.

«Ha sido fantástico», dijo el lanzador abridor Cal Quantrill sobre Rosario. “Es vivaz, aporta energía cada vez que juega. Es bien increíble. Parece que hoy bromeamos, va 2 de 2, es casi automático que va a 3 de 3. Ha sido un placer tenerlo en el campo corto. El nivel de energía y la consistencia con la que juega el juego es muy importante para nosotros los lanzadores y es admirable”.

Cuando Rosario y Andrés Giménez fueron adquiridos como parte del paquete en el intercambio que envió a Francisco Lindor y Carlos Carrasco a los Metros, la mayor parte de la atención recayó en Giménez, quien fue la pieza central del acuerdo para Cleveland.

Y después de que Giménez ganara el puesto de campobcorto en el Día Inaugural, Rosario siguió en segundo plano frente al infielder más joven y se vio obligado a comenzar el año en el jardín central. Pero cuando Rosario fue trasladado a su posición natural, inmediatamente se convirtió en una pieza invaluable para la alineación de los Indios.

«Realmente creo que se puso cómodo», dijo el mánager interino DeMarlo Hale. «Le pedimos que hiciera algunas cosas a principios de año que creo que aceptó, y salió, jugó en el jardín central, porque creo que eso demuestra la clase de compañero de equipo que es».

Rosario bateó apenas .179 con un OPS de .555 en abril mientras trabajaba en su transición a los jardines. Pero después de que se movió al campo corto y se estableció como el segundo bateador del equipo en la alineación, sus números se dispararon en mayo, bateando .307 con un OPS de .808, y está bateando .309 con corredores en posición de anotar.

Ha tenido sus altibajos durante todo el año, pero los baches de Rosario nunca duraron mucho. Y después de un año en el que Ramírez fue la única fuente de consistencia para la ofensiva, fue un espectáculo bienvenido tener dos contribuyentes en la cima de la alineación.

Roosevelt Comarazamy

Roosevelt Comarazamy