Australia A la espera de la conquista dominicana



La República Dominicana ha demostrado en los últimos años su interés de lograr un mayor desarrollo en sus relaciones internacionales, en ese sentido ha logrado establecer importantes acuerdos con la Unión Europea, recientemente estableció relaciones diplomáticas con la República Popular China, en este momento lleva a cabo acciones tendentes a lograr importantes acuerdos comerciales con Rusia, desde hace tiempo tiene un flujo importante de negocios con Corea del Sur y Japón, por lo que debe en el futuro inmediato poner sus ojos en el país continente: Australia, por lo que se hace necesario dar formalidad a las relaciones con esta nación procurando que ambas aperturen legaciones diplomáticas.
Formalizar relaciones con Australia y procurar desarrollar intercambios comerciales, culturales, científicos, tecnológicos, etc. será de gran provecho para la República Dominicana, ya que esa nación, que posee el sexto territorio más grande del mundo, ocupa el lugar número 13 entre las economías más ponderosas del planeta, alcanzando el pasado año un Producto Interno Bruto (PIB) superior a los mil 300 billones de dólares, tiene 25 años creciendo su economía de manera ininterrumpida, su ingreso per cápita de 39 mil dólares, y fue la única economía avanzada que no experimentó una recesión debido a la desaceleración financiera mundial de 2008-2009.

Para la República Dominicana que está inmersa en la búsqueda de inversionistas extranjeros y en aumentar sus exportaciones para reducir el déficit en su balanza comercial, Australia constituye una oportunidad sin igual, ya que en esta nación el nivel de inversión es de un 35% del PIB. Este país es un gran receptor de inversión extranjera directa y a la vez un gran inversor en el exterior.

En el 2017 recibió 849 mil millones de dólares australianos por concepto de inversión extranjera, y el flujo de sus inversiones hacia el mundo alcanzó los 590 mil 600 millones de la misma moneda, ubicándolo en el puesto 17 del ranking mundial. De igual forma, la República Dominicana, que es el principal destino turístico de toda Centroamérica y el Caribe, tiene un gran potencial para convertirse en un atractivo para los vacacionistas de Australia, ya que según estudios de la Organización Mundial de Turismo, el 40 por ciento de los ciudadanos de esa nación realiza viajes internacionales cada año, es decir unos 10 millones de personas, y cada uno gasta en promedio 3 mil 400 dólares norteamericanos en cada travesía.

En el mercado australiano fácilmente pueden tener cabida importantes productos de exportación de la República Dominicana, como el cacao, café, tabaco, ron, oro, ferroníquel y uno de los productos intangibles más atractivos de esta nación caribeña: la música, con sus dos géneros de aceptación universal, la bachata y el merengue.

Pero también, debido a que la mayoría de la población de Australia es envejeciente, esta nación podría llegar a acuerdos migratorios para que sus ciudadanos puedan viajar a ese país de Oceanía a ofertar sus conocimientos y mano de obra.

De manera que debido a los atractivos que tiene Australia en los campos económico, cultural, científico y tecnológico, la República Dominicana debe poner los ojos en esa gran nación, donde tiene múltiples posibilidades de hacer negocios y establecer relaciones que redundarán en importantes beneficios para ambos países.

El autor es periodista e ingeniero.