Batalla de Santiago

16


El próximo lunes celebraremos el 176 aniversario de la Batalla del 30 de Marzo, también conocida como la Batalla de Santiago, en donde el general José María Imbert al mando de las tropas del norte del país derrotó al general haitiano Jean-Louis Pierrot en Santiago en la segunda defensa de nuestra dominicanidad.
Tal como sucedió en la Batalla del 19 de Marzo, las tropas haitianas superaban en número de hombres y calidad de sus armas a las tropas dominicanas quienes previo a la batalla y por gestiones Ramón Matías Mella, Pedro de Mena, Ciprián Mallol, Juan Luis Bidó, Ramón Bidó y otros valientes buscaron recursos económicos a través de aportes y donaciones para comprar armas y pertrechos.
Ante esta amenaza y eminente ataque el general Imbert fue convocado por la Junta Gubernativa del gobierno dominicano, presidida por Tomas Bobadilla, para organizar y trazar estrategias para repeler esta nueva agresión haitiana, tras lo cual el general Jose María Imbert, junto a sus oficiales Ramón Franco Bidó, José Nicolás Gómez, Fernando Valerio López, José M. López, Lorenzo Mieses, Toribio Ramírez, Marcos Trinidad López, Dionisio Mieses, Pedro Eugenio Pelletier, Achille Michel, Ángel Reyes y otros patriotas se atrincheraron y reforzaron la ciudad junto a refuerzos llegados al mando de Ramón Santana desde Bani.
Como una forma de neutralizar y contener el avance hacia la ciudad de Santiago del general haitiano Pierrot quien ya había tomado Dajabon el 23 de marzo, el general Francisco Antonio Salcedo marchó hacia Talanquera y Escalante donde estableció su cuartel general. Ya para el 27 de marzo el general Pierrot había cruzado el rio Yaque del Norte dividendo sus más de 4,000 hombres en dos frentes diferentes, uno atrincherándose en Garabito y el otro en el camino de La Herradura.
Finalmente los invasores lanzaron su ataque a la ciudad el día 30 de marzo frente a la sabana de Santiago, en el fuerte Dios, Patria y Libertad donde fueron recibidos por los fusileros , la artillería y los cañones de la infantería dominicana a cargo de Fernando Valerio lo cual hizo retroceder a las tropas del general Pierrot y ser vencidas una vez más por nuestros valientes soldados dominicanos al mando del general Jose María Imbert, quien a pesar de ser oriundo del noroeste de Francia, su corazón, valor y sueños crecieron en esta tierra de Duarte y lo convirtieron en uno de nuestros grandes militares dominicanos, de esos que a sangre y fuego nos dieron una nación y sobre todo el ejemplo de cómo preservarla y defenderla.