Bichara proclama inversión público-privada bajará a la mitad plantas con fuel oil



Santo Domingo.-El vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara, informó este jueves que a partir del próximo año, con la entrada al sistema de la Central Termoeléctrica Punta Catalina y de nuevos proyectos de energía renovable, se reducirá a la mitad la dependencia del petróleo como combustible base de la generación eléctrica nacional.

El funcionario dijo que la inversión realizada por el Gobierno en Punta Catalina ha ido de la mano con las facilidades que el Estado ofrece al sector privado para invertir en proyectos de generación eólica y solar, con lo que entre 2012 y 2020 habrán entrado al sistema por lo menos 1,386 megavatios nuevos.

“Esta energía no dependiente del fuel oil como derivado del petróleo proviene de los 752 megavatios que aportará Punta Catalina, a los que se agregan 520 megavatios de energía renovable, 114 del ciclo combinado de las plantas de Los Mina de AES Dominicana y al menos 35 nuevas centrales hidroeléctricas y microhidroeléctricas que desarrolla el Estado”, expresó Jiménez Bichara.

Dijo que a esos nuevos proyectos de generación se agregará una licitación para contratar 500 megavatios nuevos con la meta de que la capacidad instalada sea mayormente con base en gas natural, energía renovable y carbón mineral, de forma que el combustible derivado del petróleo se reduzca de un 50% actual a un 22% hacia el 2023.

El titular de la CDEEE presentó estos datos durante la conferencia “Plan Estratégico: Logros y Metas del Sector Eléctrico Nacional” que ofreció en el II Foro de Energía Sostenible que se realizó en el hotel Jaragua de esta capital.

Expresó que en los últimos seis años, la CDEEE se ha concentrado en corregir males que se tornaban permanentes en el sector eléctrico como la negociación para reducir y mantener controlada la deuda con los generadores privados desde mediados del año 2015.

Asimismo, dijo que la CDEEE realizó por primera vez un proceso de licitación pública para la contratación de energía, tal como lo establece la Ley General de Electricidad 125-01 y se han captado financiamientos de organismos internacionales por US$368 millones que son invertidos en los programas de rehabilitación de redes de las empresas distribuidoras de electricidad (EDE).

Precisó que gracias a esos programas de rehabilitación de redes se ha logrado aumentar la cantidad de circuitos con 24 horas de electricidad y las pérdidas han bajado de 35% a un 28.6% en los últimos seis años.

Jiménez Bichara reconoció que lo alcanzado hasta ahora no es suficiente, pues es necesario reducir los costos de generación mediante la incorporación al sistema de energía no dependiente del petróleo como combustible, ya que ese producto está en aumento constante.

Explicó que cada año la demanda de energía crece en una proporción de 100 megavatios adicionales, por lo que se requieren inversiones constantes en nueva generación no solo para sustituir las unidades que producen con fuel oil como derivado del petróleo, sino también para abastecer por completo a un país donde cada vez se consume más energía.

Indicó que de forma sostenible y con el cuidado de impactar lo menos posible en el medio ambiente, la CDEEE ha garantizado los contratos para el desarrollo de por lo menos 12 nuevos proyectos de generación de energía renovable con base en sol, aire y biomasa, que aportarán en conjunto 411 megavatios que se sumarán a los 109 inaugurados hasta el 2016.

Explicó que en forma adicional, el Gobierno está pendiente de que AES Dominicana construya un gasoducto que irá desde su terminal de Andrés hacia San Pedro de Macorís, con lo que se dará la posibilidad de que plantas que operan con fuel oil y acumulan una capacidad conjunta de 940 megavatios, puedan convertirse a gas natural y reducir así sus costos y precios de venta de energía.

El funcionario dijo que la CDEEE también prepara los términos de referencia para una licitación pública internacional que procura contratar a inversionistas privados para la construcción de al menos 500 nuevos megavatios con base en gas natural.

“Como pueden apreciar, nuestros ejes de acción en procura de resolver el problema eléctrico no solo se enfocan en la construcción de Punta Catalina, que representará un importante aporte de 752 megavatios brutos con base en carbón mineral, sino que también procuramos energía renovable, conversión de plantas existentes a gas natural y construcción de nuevas plantas para abastecer la demanda creciente del sistema”, manifestó.

Punta Catalina

Jiménez Bichara ofreció detalles sobre los componentes e inversión realizada hasta ahora en la Central Termoeléctrica Punta Catalina que se construye en la provincia Peravia y estará en funcionamiento pleno durante los dos primeros trimestres del próximo año.

Dijo que para reducir su impacto en el medio ambiente Punta Catalina cuenta con un sistema de control de emisiones de gases, que no tienen otras plantas similares en el país ni en la región. También tiene un sistema de rompeolas que protege a las especies marinas cuando se absorbe el agua de mar que sirve de enfriamiento a la planta.

Un almacén de carbón completamente techado, con correas de conducción cerradas, evitarán emisiones de polvillo en el ambiente, además de que los desechos de ese combustible serán debidamente tratados cumpliendo con las normativas ambientales nacionales e internacionales.

El vicepresidente ejecutivo de la CDEEE explicó que esos componentes de protección del medio ambiente en Punta Catalina también impactaron en parte de la inversión que se realiza para su construcción.

Explicó que hasta ahora la inversión en Punta Catalina por hitos entregados asciende a US$2,117 millones. De esa cantidad se han invertido US$291 millones provenientes del financiamiento europeo de SACE, US$595 millones de los bonos soberanos y US$1,231 millones de recursos propios del Estado.

El funcionario defendió la decisión del Gobierno de crear un fondo de contingencia de US$336 millones para garantizar la terminación de la obra y condicionar su devolución o entrega definitiva en la sentencia que dicte el tribunal de arbitraje internacional donde el Estado defenderá la posición de no pagar más de US$1,945 millones como valor contractual de la obra.

Dijo que la CDEEE contrató a la firma de abogados Foley Hoag LLP para defender los intereses del Estado y enfrentar el reclamo de US$708 millones adicionales que hace el Consorcio Odebrecht-Tecnimont-Estrella.