Opinión

¿Carácter?

¿Carácter?

Si el carácter es lo que creemos erradamente entienden algunos; con respecto a nuestras instancias político-judiciales, por el momento, sólo el juez José Alejandro Vargas, lo ha exhibido con fortaleza y decoro.

Partiendo de lo que ha dicho el recién electo presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), el magistrado Román Jáquez Liranzo, sobre que él actúa con independencia no por lo que diga la Constitución de la República sino por su carácter, habría que guardar reservas sobre sus iniciativas como jurista, porque regularmente, ese aspecto conductual, es legado por nuestro entorno.

Y podría suceder que si como se dice al margen de su ligazón a los medios de comunicación él siempre ha sido peledeísta, su carácter como profesional, políticamente es capitalizado por el partido de gobierno.

Pues, resulta-eso entendemos-, que el temperamento puede venir con nosotros, pero nuestro carácter lo forman las circunstancias y quienes inciden a todos los niveles en nuestro accionar, que incluye lo político-partidario.

Pero si acaso el tuviese razón en lo que expresa, podríamos decir que el jurista José Alejandro Vargas, con respecto a quienes nos gobiernan, sí que tiene firmeza y reciedumbre de carácter independiente. Ha demostrado, aunque sea con sutileza, que nada contra la corriente, si entiende que sus principios son vulnerados.

En otras palabras, como dijimos antes; el carácter que posee cada individuo es consustancial a los que nos forman. Es decir, “el hombre es lo que hacen de él”.

El Nacional