Deportes

Carlos Gómez exaltado al Muro de Honor

Carlos Gómez exaltado al Muro de Honor

Carlos Gómez

MILWAUKEE – «¿Estás seguro?» Preguntó David Stearns. 

Sí, Carlos Gómez estaba seguro. El ex jugador a veces enloquecedor, a menudo electrizante, estaba listo para retirarse formalmente de las Grandes Ligas como Cervecero de Milwaukee. Gómez firmó el papeleo junto con Stearns, el presidente de operaciones de béisbol de los Cerveceros, en una ceremonia el viernes en la que Gómez fue incluido en el Muro de Honor de los Cerveceros junto con los lanzadores Yovani Gallardo y Francisco Rodríguez. 

El Muro de Honor, ubicado en la fachada externa del American Family Field en la esquina del jardín izquierdo, reconoce a los jugadores y ejecutivos veteranos en base a un conjunto de criterios que incluyen premios y años en el club. Con el trío del viernes, ahora hay 69 miembros. 

Se suponía que Gómez haría esto hace un año, pero la pandemia obligó a un cambio de planes. El cambio de sincronización fue perfecto, señaló, ya que los Cerveceros estaban jugando su última serie en casa de la temporada regular contra los Metros, el equipo que firmó a Gómez en la República Dominicana cuando tenía 16 años. 

“Este es el momento de retirarse y terminar en el campo”, dijo Gómez. “Siempre voy a ser un jugador de béisbol en mi corazón. Dije que cuando me cambiaron, le dije a Mark [Attanasio, el principal propietario de los Cerveceros], ‘Oye, cuando termine de jugar, cuando me retire, quiero esta camiseta en mi pecho’”. 

Gómez jugó en las grandes ligas para los Metros y los Mellizos antes de llegar a Milwaukee y finalmente floreció con el manager Ron Roenicke, quien estuvo presente el viernes. Roenicke dejó que Gómez fuera Gómez, lo que significó hacer swing fuerte y seguido. Rompió con 19 jonrones en 2012, luego fue al Juego de Estrellas en ’13 y ’14, ganó un Guante de Oro y obtuvo dos votos en la votación del Premio MVP de la Liga Nacional. 

«No se podía cambiar», dijo el locutor de los Cerveceros Bob Uecker. «¿Por qué querrías cambiarlo, de todos modos?» 

“Era un pony salvaje, hombre”, dijo Trevor Hoffman, un compañero de equipo en 2010, y una influencia significativa en Gómez. «No ibas a acorralarlo. No lo ibas a romper». 

El Potro. Así lo llamaron Carlos Gómez en la República Dominicana, y aunque llegó a medir 6 pies 3 pies y 218 libras en la guía de medios de los Cerveceros, mantuvo su velocidad de planeo en las bases y en el jardín central, donde podía correr con los mejores de ellos. Era un apodo perfecto: El Potro. 

«Si soy fanático, si pagara para ver un partido de béisbol, me gusta verme jugar», dijo una vez Gómez. “Esa es la razón por la que juego de esa manera. Todos tienen sus estadísticas, pero al final, el béisbol es un juego. Es un espectáculo». 

El ex gerente general de los Cerveceros Doug Melvin usó esta palabra para describir a Gómez el viernes: Teatral. 

«No usamos mucho esa palabra en el béisbol», dijo Melvin. 

Fue así incluso en los últimos días de Gómez con la organización. El 29 de julio de 2015, Melvin acordó canjear a Gómez a los Metros por el lanzador Zack Wheeler y el jugador de cuadro Wilmer Flores, solo para sorprenderse cuando los Metros rechazaron el trato esa misma noche. Entonces, Melvin y sus cazatalentos se dieron la vuelta y cambiaron a Gómez al día siguiente a los Astros en un acuerdo que alteraría la suerte de los Cerveceros hasta el día de hoy, ya que el regreso incluyó a Josh Hader, Adrian Houser, Brett Phillips (quien luego consiguió a los Cerveceros Mike Moustakas) y Domingo Santana. 

Si Gómez rezumaba espectacularidad y energía, Gallardo y Rodríguez fueron en muchos sentidos todo lo contrario. Particularmente Gallardo, quien rara vez mostró mucha emoción en el montículo mientras compilaba más ponches (1,226) que cualquier lanzador en la historia de los Cerveceros. Estableció récords personales de victorias (17) y ponches (207) en 2011, el año en que los Cerveceros adquirieron a Rodríguez de los Metros en la noche del Juego de Estrellas para completar un equipo que le dio a la franquicia su primera corona divisional y primera victoria de postemporada en 29 años. 

Los tres miembros del viernes jugaron un papel importante en eso. En el Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Nacional contra las Diamantinas, Gallardo abrió y lanzó seis entradas de calidad, Rodríguez protegió una ventaja de una carrera en un octavo típicamente desgarrador y, luego de que Arizona empató el juego en el noveno, Gómez anotó la carrera ganadora en el 10 con un sencillo de Nyjer Morgan que tanto electrizó a Attanasio que saltó la barandilla y saltó a los brazos de Gómez. 

“Ese juego fue una especie de microcosmos de los mejores atributos de los jugadores a los que honramos hoy”, dijo Attanasio. «Ese fue realmente un paso fundamental para nosotros». 

El viernes, con los Cerveceros avanzando hacia otro título de división, todos hicieron una pausa para disfrutar de los recuerdos. 

Roosevelt Comarazamy

Roosevelt Comarazamy