Cooperación europea a RD, treinta años de prolífero acuerdo

25_Semana_07_2 ok,p01


Ya hace 30 años desde que se establecieran vínculos formales entre la Unión Europea y la República Dominicana, tras esta pequeña isla del Caribe adherirse al Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea (UE) y los Estados de África, Caribe y Pacífico (ACP), en 1989.

Los acuerdos de cooperación han permitido que este país haya recibido fondos no reembolsables por más de mil millones de euros para proyectos de modernización, fortalecimiento institucional, salud pública, agua, energía eléctrica, preparación para eventualidades e impulso al emprendimiento, entre otros.

Luego de la incorporación de la República Dominicana a los países ACP, esta nación fue aceptada en la Convención de Lomé, firmada el 15 de diciembre de 1990, en la que los entonces 12 países de la Unión Europea asumieron una serie de compromisos para ayudar por los próximos 10 años a las naciones subdesarrolladas de África, el Caribe y el Pacífico. Aunque este país no estaba incluido en las discusiones iniciales del acuerdo, el gobierno de España manifestó que no estaba dispuesto a llegar al final de la negociación si no era aceptado como país signatario, y de esa forma fue incluido.

Posteriormente, la Unión Europea promueve la firma del Acuerdo de Cotonú, ideado como un convenio de cooperación económica entre los llamados países ACP que fue rubricado el 23 de junio del 2000 en la capital de Benín, con una vigencia de 20 años, es decir hasta el 2020. Los objetivos planteados fueron: reducir y erradicar la pobreza, lograr el desarrollo sostenible y la integración progresiva de los Estados ACP en la económica mundial.

Dentro de los países beneficiarios de este acuerdo están: Santa Lucia, Antigua & Barbados, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Surinam, Granada, Guyana, Haití, Trinidad & Tobago y República Dominicana. Pero el Acuerdo Cotonú no solo aborda el tema de la cooperación, sino que amplía el diálogo político en varios aspectos, como: la prevención y resolución de conflictos, los gastos militares, la construcción de la paz, el comercio de armas, la repatriación de la inmigración ilegal y el crimen organizado.

De manera particular, la cooperación de la Unión Europea con la República Dominicana ha ido avanzando progresivamente, y en estos 30 años alrededor de doscientos programas y proyectos se han llevado a cabo y han tenido una gran significación en áreas neurálgicas como el sector social, gobernabilidad, economía, integración regional, medio ambiente, y el manejo de gestión de riesgos y fenómenos naturales. El total de la contribución desde el principio hasta la actualidad supera los mil 100 millones de euros.

Pero también gracias a los Acuerdos de Asociación Económica UE-CARIFORUM. La Unión Europea se ha convertido en un importante socio comercial de la República Dominicana, y representa más del 10 por ciento del valor del comercio exterior de esta nación. El intercambio comercial entre la UE y este país ha alcanzado casi los 3 mil millones de euros, más del doble que una década atrás.

De igual forma, el desarrollo de las relaciones con las naciones de Europa posibilitó que de los 6 millones de turista que visitaron este país en el 2018, un 25.8 por ciento fueron ciudadanos de ese continente, según datos suministrado por el Banco Central de la República Dominicana.

De manera significativa hay que destacar que los beneficios que ha obtenido la República Dominicana de los acuerdos arribados con la Unión Europea no son sólo monetarios, sino que ha contribuido al desarrollo de la educación, la gobernabilidad, fortalecimiento de la democracia, a la estabilidad económica y al desarrollo cultural.

El autor es ingeniero y periodista.