Actualidad

¿Cuál es la prisa?

¿Cuál es la prisa?

Alterar la agenda de urgencias nacionales con imposición de temas como reelección y prematuras aspiraciones presidenciales demuestra lo fácil que la clase política se expone a una desconexión con el presente y al extravío de los caminos que deben conducir a la contención de la pandemia y la recuperación de la economía.

El Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) sonó el domingo el clarinete de aparente convocatoria a una temprana campaña electoral, al presentar a seis dirigentes que expresan interés en optar por la candidatura presidencial de esa organización.

A ese madrugar proselitista reaccionaron de inmediato dirigentes del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que anunciaron que la organización inicia el proceso de modificación de sus estatutos con el propósito de viabilizar la reelección del presidente Luis Abinader.

El mandatario calificó como irresponsabilidad e insensatez, que a ocho meses de gobierno se hable de reelección, además de solicitar al PRM que no se mencione el tema por lo menos durante dos años, con lo cual el Presidente intenta evitar que esa bola de nieve crezca y se vuelva incontrolable.

No se niega que el mandatario no tiene impedimento para optar por un segundo periodo en los comicios de 2024, pero el buen juicio aconseja manejar ese tema con sentido de oportunidad, toda vez que podría abrir compuertas de una represa de aspiraciones dentro y fuera del PRM.

Por razones de calendario electoral, en medio de la pandemia se han celebrado elecciones en Ecuador, Perú y Bolivia, aunque fueron suspendidas las de Chile, pero en República Dominicana faltan casi tres años para convocar la consulta electoral.

¿Cuál es la prisa?

Lo que compete al Gobierno y al partido oficialista es trabajar incansablemente para contener la pandemia, relanzar la economía, crear empleos y promover las reformas que la nación requiere. Lo demás puede esperar. La oposición política debería entender también que no es momento de rumba para baile.

Alivia saber que el presidente Abinader rechazó firmemente los prematuros encantamientos reeleccionistas promovidos por litorales de su partido, a quienes les reclamó posponer la función para dentro de dos años porque ahora hay que trabajar día y noche para superar la crisis sanitaria y económica.

El Nacional