Desastre medioambiental provoca severa sequía



En tiempos de estiajes, como es ahora, causado por el fenómeno El Niño, los dominicanos entonamos la reiterada melopea de falta de agua, cientos de muertes de reses sedientas, sobre todo en la Línea Noroeste, desaparición de centenares de afluentes causados por las indetenibles deforestaciones y depredación de mermados afluentes por las poderosas granceras.

El 13 del presente mes, el director del Indrhi, Olgo Fernández, informó la construcción de 2,076 pozos tubulares en la Línea Noroeste para socorrer a ganaderos, y el ingeniero agrónomo Iván Brea, director Regional Noroeste del Ministerio de Agricultura, informó que ha construido almacenes de heno en Santiago Rodríguez, dos providencias gratísimas, que debió importarse a tiempo desde Estados Unidos por el puerto de Manzanillo.

El Día del 22 del presente mes, con motivo del Día Mundial Forestal del Agua que se celebra el día antes, intituló su principal noticia informando que atravesamos la peor sequía en los últimos 60 años, y el Indrhi informa que de 34 presas, 30 están en situación crítica de almacenamiento, Tavera solo dispone de reservas para mayo, de no llover aguas arriba del embalse, y Valdesia en 80 días estará seca de no llover en su alta cuenca.

Ese día, nuestro presidente Danilo Medina exhortó a sus gobernados al uso racional del agua, anunciando la grata providencia de los trabajos de construcción de la presa La Piña en Dajabón y Monte Grande en Barahona, luego de 20 años sin el país construir una.

Monción fue la última construida por el presidente Hipólito Mejía en 2002, sin que se conozca que el presidente Leonel Fernández en tres períodos y el presidente Medina en dos, dispusiese, restaurar las cuencas de los principales afluentes, Nizao y Yaque del Norte y Sur, que nutren las 34 presas.

Diario Libre del primero de este mes informaba y graficaba la deforestación grave de Los Haitises por conuqueros dominicanos y haitianos, con la anuencia de nuestro presidente Medina.

Por Los Haitises fluyen los vientos alisios que regulan la pluviometría del valle del Cibao, y el día 14, el ministro de Medio Ambiente (MA), Ángel Estévez, exhortó a conuqueros residentes en Los Haitises a detener sus labores, en vez de disponer erradicarlos del área conforme se hizo en Valle Nuevo, asentándolos en parcelas del IAD, suministrándoles recursos en el proceso del traslado hasta el inicio de producción.

En Los Haitises, cuencas de los principales afluentes, señalados, en las sierras de Martín García, Bahoruco y Neyba, nuestro presidente Medina debe disponer la edificación de recintos militares para que cuiden las áreas, y además ordenar aplicar recursos del ministerio de Defensa para crear viveros con las especies del área, incorporando a los 35 mil efectivos de nuestros institutos armados a reforestar las cuencas en situación crítica de nuestros principales afluentes.

El día ocho de este mes, el diario Hoy insertó en su página dos una gráfica ilustrando un cultivo de papas en el valle de Constanza, y de fondo, muestra un trazo de la cordillera totalmente deforestada, sede del Batallón de Cazadores que no van a caza nunca nada, y que nuestro presidente Medina debe ordenar reforestar a todas las lomas aledañas a Constanza, y más allá, a Valle Nuevo.

El día 22, Medio Ambiente, que no rescata ningún área vulnerable, ríos Ozama, Isabela, Yaque del Norte, publicó un comunicado donde afirma que nuestro presidente “ejecuta el más grande proyecto de reforestación de la historia”, y la pregunta grande es desde cuándo y dónde, cuál inversión, y cuáles resultados.

El 05 de junio de 2016, el entonces nefasto ministro de MA, Bautista Rojas Gómez declaró que la superficie boscosa es el 39% del total y el gobierno del PLD ha sembrado 50 millones de árboles en numerosos sistemas que no identificó, con un porcentaje territorial superior al 25% de régimen de protección.

El 22 de febrero de 2019 MA informó que la superficie forestal cubre el 43% del territorio, conforme a un inventario nacional forestal en 2018, un aumento de cobertura forestal de 4.4%, respecto al informe de 2016 que señalaba cobertura de 39.29%.

La composición forestal dominicana la integran 37.75% bosque latifoliado húmedo, seco 24.95%, latifoliado semi húmedo 15.39%, y manglares 1.41%.

El bosque latifoliado húmedo atesora 230 especies, el semi húmedo 235, y el seco 177.
La Fundación Moscoso Puello divulgó un estudio en 2016 que identificó la pérdida boscosa equivalente a 1,536 kilómetros cuadrados entre 2000-2015, el doble que el GSD que tiene 650 kilómetros cuadrados.
El 22 febrero de 2019 el ministro de MA, Ángel Estévez declaró la superficie forestal de 2,103,645.32 hectáreas, igual a un 43% del territorio dominicano.

El 18 de septiembre de 2018 la Academia de Ciencias denunció siembras de aguacates, papas y cebollas en la Sierra de Bahoruco, e invasiones en Valle Nuevo, Los Haitises, Loma Miranda y San Juan de la Maguana, sin respuesta oficial.

El 30 octubre de 2018 la Academia de Ciencias de Estados Unidos difundió un informe precisando que dentro de 20 años, Haití no tendrá cobertura boscosa, y que actualmente solo dispone de 1% de bosques, identificándolo el más desertificado del mundo, y 42 de sus 50 montañas perdieron toda su cobertura, y esa desertificación la suple RD, permitiendo nuestros gobiernos el tráfico de carbón y maderas por la porosa, complaciente e indefendida frontera.