Dictan coerción contra gerentes por fraude fiscal



El Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional impuso medidas de coerción a dos empresarios comerciales de la firma Ego Vanity Store, acusados de hacer un fraude contra la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) por cerca de 300 millones de pesos.

A los gerentes de la citada empresa Kelvin Landerns Núñez Rodríguez y Betty Sagrario Santos Quezada les fue ordenada por el tribunal la colocación de grilletes electrónicos, más la imposición de garantía económica, impedimento de salida del país y presentación periódica ante el tribunal.

De acuerdo con el sometimiento de Impuestos Internos, a los empresarios se les atribuye haber obtenido beneficios ilegítimos, reportando operaciones simuladas y ficticias, a partir del abultamiento de gastos y costos, logrando así evadir el pago de impuestos y generando una deuda tributaria que asciende hasta hoy a RD$300 millones incluyendo penalidades.

Ego Vanity Store se define como líder en calzado con presencia en diferentes centros comerciales de Santo Domingo, La Romana, Higüey, Bávaro y Santiago. Comercializa también carteras y accesorios.

Con este sometimiento la DGII continua el proceso de llevar ante los tribunales a empresas y asesores tributarios que han incurrido en prácticas ilegales para defraudar al Estado.