Donald Trump lleva caos a Palestina

PÁGINA 30 1


El presidente de EE UU, Donald Trump, en el fallido supuesto acuerdo del siglo, caotizó más que en anteriores ponencias concernientes a propiciar una paz justa y permanente en Palestina, cuando el 28 de enero reciente, propuso en la Casa Blanca, junto a Benjamín Netanyahu, Primer Ministro de Israel, la inadmisible inequidad de asignar a los israelíes una parte de Cisjordania, y Jerusalén como capital indivisa del Estado hebreo.

La resolución 478 del 20 de agosto de 1980 de Naciones Unidas declaró a Jerusalén Ciudad Internacional.
El presidente Trump se auto desmarcó intermediario confiable de solucionar con equidad el diferendo de 72 años entre palestinos y hebreos, cuando trasladó la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén, conocedor que la ciudad sede de las tres religiones más influyentes del planeta, por resolución de las Naciones Unidas, es ciudad internacional.

Además, Jerusalén debe y tendrá que ser en su momento, que a todo le llega, capital del Estado de Israel en la parte Occidental, y capital del Estado Palestino del Oriental.

El presidente Trump conoce que Cisjordania y la parte Este de Jerusalén fue cedida el 31 de julio de 1988 por el rey Hussein de Jordania a los palestinos para junto con la Franja de Gaza, fundaran en su momento, el inexorable Estado Palestino, proclamado en el exilio de Argel por el rais Yasser Arafat el 14 de noviembre de 1988.

El 4 de septiembre de 1994, Arafat y el premier israelí Ehud Barak firmaron en Sharn el Sheij, Egipto, un acuerdo para aplicar el protocolo de Wye River (23 de octubre de 1998), Arafat-Nethanyau, reiteración Oslo II retiro israelí de Cisjordania, y el 9 de septiembre de 1993, Arafat y el premier Yitzhak Rabin firmaron en El Cairo acuerdos de autonomía de Gaza y Jericó, y el fin de ese mes el ejército israelí se retiró de Gaza, y por eso Rabin fue asesinado por Yigal Alon el 4 de noviembre de 1995, con la implicación inequívoca del Mossad y el Shin Bet.

Rabin rubricó acuerdos de Oslo, Noruega, 13 de septiembre de 1993, con Arafat retiro Israel de Cisjordania y Gaza, y Oslo II en Taba, Egipto el 4 de abril de 1994, culminando 27 años de ocupación Cisjordania y Gaza.
El 11 de agosto de 1995 Israel y la ANP rubricaron acuerdo para extender vigencia a ANP administrar Cisjordania y Gaza.

Bibi Netanyahu ha propiciado la ocupación ilegal de 500 colonias judías en Cisjordania, hogar de 4.5 millones de palestinos, 550 kilómetros cuadrados, reclamadas sin derecho alguno por los invasores, alegando el apelativo de usucapión.

Resolución 605 de Naciones Unidas 22 de diciembre de 1987 condena a Israel de violación de derechos palestinos, y la 3236 del 22 de noviembre de 1974 establece derecho libre determinación política del pueblo palestino a su independencia y soberanía.

La Franja de Gaza está acordonada por aire, mar y tierra desde una década por Tzahal (Ejército israelí), la cárcel abierta más grande en la historia de la humanidad de 350 kilómetros cuadrados, idéntico al Distrito Nacional, donde sobreviven en condiciones inhumanas dos millones de palestinos, 70% sin trabajo.

El presidente Trump no desconoce todos esos acuerdos y resoluciones de ONU, y sabe que para concluir el diferendo palestino-israelí resulta imposible excluir una de las partes en conflicto, pero son efectos poderosos de campaña reeleccionista de noviembre.

El Primer Ministro Palestino, Mohamad Shtayyeh censuró la ponencia de Trump calificándola de que “no constituye la base para resolver el conflicto”, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahumd Abbás, replicó la ocurrencia del presidente norteamericano “un disparate”, agregando:
“Le decimos mil veces no al Acuerdo del Siglo. No nos arrodillaremos y no nos rendiremos”, puntualizó el líder palestino.

Alí Lariyaní, presidente del parlamento iraní calificó: “Inentendible idear un plan más amplio para humillar a todos los musulmanes con el fraude del siglo”, alusivo al Plan del Siglo, y el líder iraní Alí Jamenei, replicó la ocurrencia de Trump:

“Nunca se implementará porque se opondrán tanto los palestinos como los musulmanes”, extraña alusión de un líder chií involucrando por primera vez un consenso con los suníes, 93% palestinos.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, el líder de mayor relieve planetario hoy, fijó su criterio sobre el tema mediante su Ministro de Exteriores, Sergei Lávrov, puntualizando:
“El plan de paz para Oriente Medio que anunció el presidente Trump debe ser analizado por el Cuarteto de Madrid, integrado por EE UU, ONU, UE y Rusia”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, respondió el desplante de Trump “Defendiendo una solución al conflicto palestino-israelí basado en las fronteras previstas a 1967, mediante su vocero Stéphane Dujarric.

El compacto disenso generado por el presidente Trump por parcializar y socavar el proceso de paz en Palestina tendrá sus repercusiones favorables post Trump, a una iniciativa constructiva tendente a solucionar la crisis palestina-hebrea, forjando la paz definitiva y justa con dos Estados en Palestina, y dos hermanos de padre, hebreos y palestinos.