Elsa Núñez  50 años en el arte

http://img1.elnacional.com.do/image/article/226/209x400/0/B8EA7C57-EEB3-4A82-AE75-BB728F06686A.jpeg


 

Festejar 50 años de carrera es un gran logro, sobre todo si han sido exitosos,  es la razón por la cual  Elsa Núñez realizará una  exhibición en el Museo de Arte Moderno  (MAM), titulada  “Restrospectiva 1962-2002”, en la que muestra la evolución que ha experimentado su pintura en estas cinco décadas..

    La muestra estará compuesta por unas 120 obras, 30 actuales y las otras de décadas pasadas,   prestadas por coleccionistas que han adquirido sus obras, y estará  abierta del 5 de junio al 29 de agosto en el MAM.

“Me llena de satisfacción mostrar al público lo que he hecho durante todos estos años. Es la segunda restrospectiva que presenta el MAM, cuya directora y su equipo realizan una labor importante”, dijo Núñez al agradecer a la colaboración de instituciones y patrocinadores.

“Aparte de celebrar quiero mostrar la evolución que ha registrado mi obra, no hay repetición sino que se ha ido investigando para ofrecer nuevos elementos“, explica la artista, que  inició en el expresionismo, con una obra fuerte y dramática, bajo  el regimen trujillista, pero que hoy además de esta corriente sigue el abstraccionismo.

 La revolución de 1965  marcó su vida, luego de que le mataran uno de sus hermanos. “Me afectó mucho, fue una época en la perdimos muchos amigos y se reflejó en mi obra, el artista absorbe todo lo que afecta al país, nuestra misma sensibilidad  transmite esos problemas, la pintura es como un desahogo en la que  plasma todo lo que siente,  los sentimientos que le agobian o le hacen feliz, en aquella época mi obra fue reflejo de la angustia y la frustración por no poder hacer nada contra los que acabaron una vida valiosa“, señala.

Elsa Núñez dedica parte de la muestra a la naturaleza, tema de gran parte de su producción. La artista destaca que su pintura evolucionó en  aspecto como el color, la luz y optimismo, menos dramática en los años 70, luego de viajar a España, tras obtener una beca para estudiar en la Real Academia San Fernando de Madrid y  realizar visitas a los museos. A su regreso se dedicó a la docencia en Bellas Artes y creó los talleres de creatividad infantil en los Museos de las Casas Reales, MAM y Casa de Teatro. Posteriormente, la Unesco la becó junto a su esposo Angel Haché para realizar un curso de Animación Cultural, el cual aplicó al programa para los niños con excelentes resultados en el país.

Elsa aconseja a los jóvenes que se inician en las artes plásticas tratar de dominar la técnica del dibujo y luego preparase en color y composición.

 Advierte que lo primordial es una formación sólida y luego tratar de vender.