Enfoques del feminicidio

Feminicidio


Hemos visto como se ha tratado de incluir el feminicidio en nuestro Código Penal como una figura con características propias y con sanciones más elevadas que las existentes para el homicidio común.
En sentido estricto, homicidio está definido en nuestro Código Penal como el acto de un hombre que le quita la vida a otro hombre, decimos “hombre” refiriéndonos indistintamente a la raza humana.

En el caso específico del feminicidio, este se refiere al acto mediante el cual un hombre (varón) le quita la vida a su mujer (hembra), estableciéndose, inclusive en dicho Código, hasta penas especiales en contra de los feminicidas que podrían llegar hasta los 40 años.
Pero veamos ciertas imprecisiones en esa figura jurídica llamada feminicidio que se quiere establecer en el Código Penal pendiente de aprobación.

En primer lugar, no veo con claridad cuáles son las condiciones que debe tener el feminicidio para considerarlo como tal, en nuestra opinión, para considerarse así, deberíamos auxiliarnos de la sentencia que estableció las condiciones para el concubinato, emanada de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), en el año 2001.

Ahí se establece que para considerarse concubinato, la pareja debe tener un mínimo de tres años conviviendo juntos y la notoriedad de dicha convivencia, entre otras cosas, no como erróneamente ocurre en la actualidad, que en ocasiones una pareja que recién comienza como tal, o uno de los dos es casado con otra (por lo regular el hombre), le quita la vida a la compañera que hace poco conoce y lo destacan como un feminicidio.

No debería catalogarse como feminicidio a la luz de nuestra SCJ, según la sentencia citada porque no reúne las condiciones para considerarlos como pareja.

Esta era una relación ilícita y se podría caer en una injusticia a la hora de juzgar al homicida debido a que la pena se le impondría según lo establecido para el feminicidio, que serían de 40 años de prisión de aprobarse la pieza legislativa; por lo que debería ser tipificado como un homicidio.

En segundo lugar, otro aspecto a resaltar, sería el caso de las relaciones homosexuales, caracterizadas por personas del mismo sexo. Aquí sí que se complicaría el asunto cuando uno de los dos le quita la vida al otro y aunque no son relaciones reconocidas legalmente en nuestro país, hay que aceptar que existen y en un momento dado, no muy lejano, habrá que reconocerlas y darles el tratamiento que demandan nuestras leyes y nuestra jurisprudencia.

Entiendo que en ese caso se debería aplicar por extensión las mismas reglas aplicables a las establecidas por nuestra honorable Suprema Corte de Justicia para las relaciones de hecho, denominándose feminicida a cualquiera de los dos que incurra en el ilícito, esto tanto para parejas de hombres (homosexuales) como para parejas lésbicas (mujeres).

Además, no veo que se desee controlar o sancionar los homicidios cometidos por la mujer en contra del hombre que cohabita con ella, por lo que entiendo que se debería usar un solo termino para referirnos al hecho de asesinar a su pareja (hombre o mujer), el termino sería “uxoricidio”, que es el usado desde siempre para referirse a la muerte de la mujer por parte del marido.

El autor es abogado.