Escritor Rafael García Romero demanda a Miguel D. Mena y a Chiqui Vicioso

Miguel D. Mena


 

El escritor Rafael García Romero, constituido en parte civil, interpuso una demanda por difamación contra los señores Miguel D. Mena y Chiqui Vicioso por hacer de manera pública imputaciones difamatorias y falsas en su contra.

El doctor Antoliano Peralta, quien encabeza la defensa de García Romero, ha basado la querella en que los imputados, cuyos nombres reales son Miguel Mena Alcántara (Miguel D. Mena) y Luisa Angélica Sherezada Vicioso Sánchez (Chiqui Vicioso), violaron los artículos 367 y 371 del Código Penal; y el artículo 21 de la Ley 53-07, sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, que tipifican y sancionan la difamación contra particulares cometida a través de medios electrónicos.

En la querella interpuesta a nombre del escritor Rafael García Romero se afirma que “En los escritos de Miguel D. Mena y Chiqui Vicioso, se advierte, por separado, un dolo intencional, o dolo directo de primer grado, ya que de manera voluntaria escribieron y publicaron en distintas redes sociales hechos inconexos, por demás falsos.”

La pieza jurídica sostiene, además, que: “Miguel D. Mena y Chiqui Vicioso escriben habitualmente por las denominadas redes sociales, son personas mayores de edad, tienen experiencia en el área de la comunicación y son considerados intelectuales. Eso se traduce en un conocimiento por parte de los imputados de las normas y leyes, y sabían además el significado de sus frases y expresiones, por lo que eran conscientes de que lejos de ser cortesías o enaltecimientos, eran ciertamente insultos, ultrajes y vejaciones que proferían a Rafael García Romero.”

En febrero del presente 2019 el programa televisivo “El Informe con Alicia” difundió la noticia de la anulación de un contrato mediante el cual se suplía al Ministerio de Educación una cantidad importante de libros a 30 autores dominicanos para ser distribuidos gratuitamente a los estudiantes del país en un programa de lectura. En esa información no trascendió que la acción de anulación del contrato se debió a una pugna entre suplidores de la cartera.

En dicho programa televisivo la información hizo especial hincapié en el hecho de que entre los libros escogidos de los autores dominicanos estaba la obra “Ruinas”, de García Romero. Pero no se dijo que esa obra ya había sido retirada del proyecto con suficiente tiempo y sustituida por el libro “Bolo Francisco”, de Reynaldo Disla.

Miguel D. Mena se refirió al hecho en un escrito publicado en uno de los medios electrónicos dominicanos más leídos y de mayor prestigio y Chiqui Vicioso lo difundió e hizo comentarios adicionales en su página de Facebook. Ambos afirman y reiteran que las veinte ediciones de la obra “Ruinas” fueron financiadas y/o vendidas al Ministerio de Educación. También aseveran que García Romero convirtió a “un grupito de autores” en nuevos millonarios. Dos afirmaciones completamente faltas.

Rafael García Romero consideró que las afirmaciones de Miguel D. Mena y Chiqui Vicioso atentan en su contra ya que, además de ser uno de los escritores dominicanos más reconocidos del país en los actuales momentos, es una persona de recto proceder, un profesor íntegro y un comunitario honesto. Por igual forma parte de una familia respetable que durante toda su trayectoria ha ofrecido a la sociedad suficientes ejemplos de rectitud y moralidad en todas sus actuaciones.

Producto de la anulación del mencionado contrato en los actuales momentos un lote de libros de 30 autores dominicanos, que no incluye obras de García Romero, están varados en los almacenes del Ministerio de Educación. Los mismos fueron ordenados para ser donados a los estudiantes dominicanos del Nivel Secundario en el programa “Cruzada Nacional por la Lectura”. Esa cantidad de libros se ordenó para ser distribuida gratuitamente durante el segundo semestre del presente año lectivo 2018-2019.

El escritor Rafael García Romero es un gestor cultural a tiempo completo que los fines de semana se desplaza por distintos puntos del país en su labor cultural En la querella se contempla un pago monetario de 10 millones de pesos por parte de los demandados Miguel D. Mena y Chiqui Vicioso.